viernes, enero 30

An ocean apart

 Hace días iba en un camión urbano y al momento de bajarme, un tipo se me acerca y me pregunta mi nombre, a dónde voy, y si tengo whatsapp. Argumentó a su favor que no me estaba siguiendo, ni era un acosador loco o persona violenta; yo por mi parte argumenté que simplemente soy muy mamona como para dárselo. Su argumento antes de desearme un buen día y despedirse, fue que si nos encontramos de nuevo, entonces sabremos que es su destino tener mi whatsapp. Supongo que acepté porque ¿cuáles son las posibilidades de verlo nuevamente? Esto no es una película de Linklater.

Before Sunrise cumplió 20 años en enero 27. Hay personas que creen que la trilogía de Before... no podría suceder en estos tiempos, no ahora que existe facebook, twitter, instagram, snapchat, kik, line, hangouts, whatsapp, y un larguísimo etcera que dan la ilusión de una sociedad que vive en internet. El señorito me pidió mi whatsapp y es tal vez lo que Jesse haría hoy en día. En lugar de un día en Viena, un número de teléfono pensando en estos tiempos, no en 1994 cuando lo común eran teléfonos sólo en casa, o públicos, en caso de requerir llamar. ¿Eso funcionaría? ¿De qué hablarían? 

Pensemos que al final de Before Sunrise de estos tiempos, Jesse al final le pide a Celine su Facebook o whatsapp. Digamos también que ella se lo da ¿y luego? justo como dicen en la película, al principio hablarían todo el tiempo y luego menos y menos, a medida que se fueran volviendo en algo real, no una parada aventura en un país extranjero. Se verían en línea, se reclamarían tal vez, y tendrían esas incómodas pláticas de "Hola ¿cómo te va?" No pasaría nada más.

O imaginemos otro escenario, uno donde la intensidad no disminuye... pero tampoco lo hace la distancia. Él en Estados Unidos, ella en Francia. Tal vez se hubieran visto en New York, tal vez de todas maneras él se hubiera casado y ella regresado a París. Todo ese tiempo, no hubieran sido un simple ¿qué tal si...? Hubieran sabido de la frustración de querer a alguien a kilómetros de distancia, de ver sus relaciones, y las propias, pasar sabiendo que podrían hacerlo mejor, excepto porque no pueden. Lo que Jesse y Celine hacen al final de la dos, es contestar esa curiosidad de años atrás. Mientras tanto, hoy en día uno puede ver las redes sociales del otro y contestarse esa pregunta. No hay necesidad de encontrarse por casualidad.

Al final de cuentas, estos personajes podrían mantener el contacto hoy en día, pero no sería lo mismo. La magia de (re)encontrarse con alguien, de verte convertido en historia, se ha perdido para dar paso a un puñado de fotos, hashtags y actualizaciones compartidas a personas que poco se interesan.
---Al terminar de escribir, me encuentro con SE ENAMORÓ DE UN DESCONOCIDO Y LO BUSCÓ EN FACEBOOK HASTA ENCONTRARLO Por supuesto que en el universo Before no queda pensar que de entrada Jesse dijera "no me interesa" pero, ahora sabemos otro escenario para la vida real en los años 2milalgo.

lunes, enero 26

Things we forget.

Ya me aburrí de no tener alma para escribir.

Este año la inspiración me ha venido a cuentagotas que vierto en tumblr, allá tengo un reto de escribir cada día del año, o eso era antes de perder varios días y cambiarlo a "veamos cuánto escribo". Leamos a dónde llevo Adieu, que material me doy para tratar los siguientes 365 días. Aquí no tengo un sólo post programado para ser publicado, por primera vez en meses. Bien puedo copiarpegar algunos de los de tumblr, pulidos o en bruto. Podría pensar monotonía, pero he tenido épocas de peor sequía, que casi se caen todas las ramas y troncos, entonces no es eso. Me regalaron un montón de plumas y plumines, así que eso tampoco es. Me encontré ese link en otro blog y me llegó. Tal vez ya no quiero escribir de decepciones adolescentes, porque para empezar tengo 24 años, aunque soy más adolescente que una quinceañera. Tal vez lo pienso tanto que es como cuando no logró aventarme a la alberca. Veo la lista para el ABCDario del desamor y no sé por quién seguir, de hecho iba a publicar lo correspondiente a la F, y mejor lo devolví a borradores. Pero para qué apresurarme, si aquí es el único lugar que puedo escribir lo que quiera, cuando quiera, debería sólo seguir el ritmo. Aquí sí aplica sólo déjate llevar.

jueves, enero 22

06 de enero

En julio por fin entré a clases de natación, un curso de verano. Unos días después, Timehop me informó que llevaba 2 años posponiendo aprender a nadar, y me reí amargamente porque me dolía todo el cuerpo, apenas y aguantaba caminar de vuelta a casa (no, no hacía NADA de ejercicio antes de eso). Veía a los avanzados nadar, a los niños pequeños aventarse clavados, a los de mi misma clase ir mucho más “fluidos”…y por supuesto que me enojaba conmigo por ir tan atrás.

 Desde el principio supe que para varios era su segundo curso, que casi todos hacían ejercicio regularmente o habían dejado de hacerlo a causa de escuela/trabajo. Empecé a entenderlo cuando entraron nuevas personas al grupo, ya que su principio, era mi “mitad del camino” por decir algo. En mi última clase del año, me dio un calambre por nadar mucho y muy rápido, algo que cuando empecé, cuando me enojaba por ir tan atrás, consideraba imposible. Entonces comprendí lo injusto que es comparar nuestro principio con el de alguien más, especialmente si la otra persona ya va “a mitad del camino.”

sí, nadar de dorso fue OTRO super drama, contado a detalle en  otro post

domingo, enero 18

Sueños de grandeza

Se quiso comer el mundo y el mundo se lo comió a él. Como los niños pequeños que se distraen fácilmente con cualquier objeto brillante, así lo deslumbraron las fiestas, los carros, el dinero y las mujeres que lo siguen. Quiso hacer de una buena vida, una gran vida y terminó detenido a punta de pistola, con los ojos vendados mientras circulaban por las cales silenciosas de madrugada. Lo dejaron en un cuartillo, con una almohada dura y una sabana apestosa. Hallaba consuelo en pensar que él estaba pagando sus acciones y que su mamá, por ejemplo, estaba a salvo. Así pasó días de hambre, golpes y frío. Pero ninguno tan cruel como cuando le dijeron que esa noche sería libre, a ver si tenía cara para asistir al funeral de su Hermano, saldo último de su deuda.

 A tres meses de encierro, le siguieron dos de exilio autoimpuesto hasta que se acordó de la única amiga a salvo de daño inmediato, por vivir suficientemente lejos de todos. Gracias a ella salió a la calle sin miedo, se río sinceramente e incluso volvió a ver a dos amigas más, en la seguridad del anonimato y las grandes distancias, un riesgo que cada quien decidió asumir. Habló por primera vez en meses, supo que su madre no le guardaba rencor y confirmó que siempre estuvo a salvo 

Finalmente pudo respirar libremente, planear para una vida una tranquila. Una vida que si el mundo no lo engullía de nuevo, ya podía ser llamada una gran vida.

jueves, enero 15

This is how it works

you're young until you're 
not you love until you don't
 you try until you can't
 you laugh until you cry, you cry until you laugh 
and everyone must breathe until their dying breath
.
..it's a pretty song, you listen to it twice cause the dj is asleep on the radio...


 Esta es la entrada 400 del blog.

miércoles, enero 14

Minicuento antes de dormir

Esta boda se la había imaginado infinidad de veces. Siempre en distinta fecha dada la naturaleza de la relación tantas veces reiniciada, pero siempre el mismo tipo de iglesia decorada en rosas y dorados, querubines por doquier y un altar repleto de flores rosas, lilas y azules. De esos colores también, los vestidos de las cuatro madrinas, cada quien a su estilo pero deslumbrantes todas.

 La novia, bella desde la sonrisa hasta los pies. Un bonito vestido strapple, drapeado en el pecho y recto en la falda, pero con mucho tul. Zapatillas y tiara plateada. Un velo sencillo, más por efectos dramáticos a la hora de llegar al altar y ser descubierta por el novio, quien estaría con lágrimas en los ojos desde el momento en que la viese entrar a la iglesia.

 Tantas veces imaginó la boda, siempre supo que no podía acertar la edad de la novia. Los detalles básicos los adivinó bien, igual que la mitad de los invitados y la emoción del novio. Nunca imaginó que la novia sería otra.

sábado, enero 10

Después

Te regalo la ironía de decirle amor a quien le dije que aquí no habría amor, amor. Amor. Amor. No te quieres dar cuenta lo que me desconcierta que me digas amor, amor. Un día me paraliza, al siguiente me prende como ninguna otra cosa. Tú me vuelves loca, contigo me pongo loca. Tenemos las ganas exactas de sentirlo todo siendo nada. Nuestro primer beso fue uno que me robaste cuando estaba distraída, preguntándote sobre un libro. Después me abrazaste y eso es lo más romántico de esta historia en la que rara vez nos besábamos, menos aun lo hacíamos con ternura. Aún puedo sentir ese beso que me extraño, por inusual, porque el par de encuentros anteriores a ese, pueden resumirse en sexo. Ese beso casi robado, sin sutileza y con mordidas, igual que el primero, igual que cada uno que nos dimos estando solteros. Te dejé besarme porque quería un nuevo último beso. Me besaste, supongo, para decirme que pronto volverías a estar soltero.

todavía te extraño amor

martes, enero 6

Incendios de nieve y calor.

Soñé con el después de todo no eterno ex amor de mi vida. Soñé con su amigo que es como Barney Stinson, él que me dio una pistola de juguete y me dijo "para que te desquites" yo me reí y a él le quedó una marca en la frente. Todo eso también fue como de sueño.
 Sí, lo soñé una vez más. Había estado soñando con mi eterno bad timing/melomano/filo-sofo, le conté, se excitó, lo deje despierto a km de distancia con sus buenos malos pensamientos,me dormí y soñé un incendio, o esa escena de esa película con música de Love of Lesbian.
 Y ahora soñé con aquel, que nos encontrábamos de repente pero premeditado, como siempre, seguro esa vez que lo vi en un toquin, de no recuerdo quién y no me importa, esa vez que estuvo toda la tarde conmigo seguro tampoco fue casual. "éramos nuestra fantasía de muchos años". Muchos años de ignorar gente porque no eran él, y él estaba casado.
 Diez años no son nada pero dan chingos de material para sueños. Lo único curioso en verdad es que por vernos, se desataba una guerra. A como entiendo la guerra cristera, que de verdad no entiendo pero al escribir supe por quién.... Una guerra así, pero también contra zombies brujas.
 Ya quiero que hagas películas para alucinar que ese personaje se parece a mí .

sábado, enero 3

Timing is a fucking bitch

Está viendo un desfile de payasos, toreros, religiosos, charros, marineros y pescadores dirigirse a un cementerio. Es sólo una tradición en un pueblo olvidado por dios, él es sólo un extranjero quien no entiende lo que ve, mira con fascinación algo para él nuevo, que para mi es lo más normal.
-¿Se le ofrece algo más, señor?
Fue como si hubiese olvidado que se encontraba en un restaurante a la orilla del mar, a mitad del camino a un panteón. Le toma un momento pedir otra cerveza y cuando la dejo en su mesa me pregunta sobre el desfile.
-¿Viene de muy lejos?
No me dice de dónde, me cuenta que no se lo imaginaba así. Que vino buscando a una amiga, quien siempre le contaba historias de este lugar. Me dice que muchas veces quiso venir con ella, vivir esas historias, pero, durante esos mismos años, siempre buscó excusas para no entregarse a las ganas de arrancarle las ropas, abrirle las piernas y clavarle su hombría hasta que la lujuria los consumiera a ambos en un fuego que seguiría brindando calor durante años. 
Por supuesto que no lo dijo así. Si hubiera podido expresarlo, no se hubiese quedado con las ganas. Pero que él siempre supo lo mucho que ella lo quería, tal vez incluso lo amaba. Hace tiempo ella le preguntó si sentía algo, si actuaría y pronto por que ya no podía seguir dejando la vida pasar por la promesa cada vez más ligera y carente de sentido, de que tal vez un día él por fin la querría lo suficiente para arriesgarse por ella. Esperaba su palabra, su mano estirará invitando a comenzar a caminar lado a lado, olvidando así los momentos amargos, incluido el saber que la cortejó por la emoción de sentirse deseado y ese primer pequeño gran desastre que casi mata la amistad.
Tomó tiempo, me cuenta, pero pudieron volver a ser amigos y luego, justo cuando ella por fin se sentía de nuevo cómoda en la relación de amigos, él le dijo que la quería. Se lo dijo cuando se despedía de ella para irse a vivir a otra ciudad, cercana pero lejana para una relación que estaría empezando. Por eso, dijo él, me repite a mí casi treinta años después, era mejor no ser. 
Así se fueron los años, variaciones leves de la misma dinámica de estar juntos pero sin ser, siempre más un  juego que una resolución definitiva, hasta llegar a ese momento. Todo eso le recordó ella y no volvieron a hablar por años. Aunque al saber que la viene buscando, me es obvio que no respondió nada que importase, me cuenta como se quedó diciendo cuanto lo sentía mientras ella se alejaba. Se quedó pensando en eso cuando ella preparaba maletas, tomaba un taxi hacia la estación del tren que la llevaría a un destino sin él. 
Esa parte él la sabe por amigos, mas no sabe lo que ella lloró, cuánto lo extrañó, la larga lista de amantes en un intento por dejarlo atrás. No se imagina eso, no se imagina que me yo ya sabía la historia, que mi tía me la contó muchas veces en los años desde que volvió al único lugar donde él podía ir a buscarla, aunque no supiera con certeza que ahí estaría.
Ni se imagina que esa mujer, mi adorada tía, murió días antes del desfile, todavía esperando que él se arriesgara. No se lo conté, le dije que sentía mucho oír su historia, que me gustaría ayudarle pero me era imposible; todo eso era cierto. Le deseé suerte en su travesía, le di algunas pistas falsas, desconocí a mi tía porque sus años de espera no merecían un final tan simple como lo sería él derramando lagrimas vacías en un bar. Le di esperanza de poder encontrarla, de poder reconquistarla, para tener certeza que le dolerá el golpe, que le dolerá saber que no gana quien no arriesga.

["él y yo sólo sabemos amarnos en el mar"]