domingo, septiembre 28

Don't you worry child

Dudaré tanto de las miradas simpáticas en la calle, como de los grandes gestos de amor. Del que diga quererme, como del que ponga peros. Palabras no bastaran, por más dulces que sean, en mis oídos han de caer como hiel. Dejará de aplicar conmigo el conocido ver para creer. Ver para seguir desconfiando, no creer que el abismo es real ni siquiera un segundo antes de saltar, si no hasta que me estrelle en el fondo y haya alguien allí para juntar los pedazos que él, por tardar tanto en llegar, y yo, por descuidada, provocamos.
Incluso en el proceso de restauración, dudaré que esa sea una segunda piel para mí, que la mano tendida no es sólo la izquierda, por estar sujetando a alguien más con la derecha, sino que ambas son mías. Dudaré de todos, voy a ir de puntitas no sólo con los que tengo confirmados como peligrosos, y de ser necesario caminaré como los cangrejos. Mejor, dos pasos adelante uno atrás, que medio tablero sólo para ser regresada, de golpe y sin advertencia, al inicio.

miércoles, septiembre 24

La culpa es de uno

La culpa es de uno. Repite, la culpa es de uno. De uno es la culpa y no solamente cuando no enamora. La culpa es de uno, por hacer promesas, por no comprometerse, por tener miedo de marcharse, por no ser valiente como para quedarse. La culpa es de uno que vive a medias, que no aclara ideas, que hoy dice querer algo y mañana ya no. La culpa es de uno por decir no saber lo que quiere, y por ponerse trabas mentales cuando todas las cartas están sobre la mesa. La culpa es de uno que busca excusas y pretextos. La culpa es de uno, no del otro. Si al leer esto sentiste pedradas, es tu culpa, no mía. Yo sólo ordeno mis ideas para comprender el motivo de la voz de Benedetti resonando en mi mente, diciendo que la culpa es de uno cuando no enamora y no de los pretextos ni del tiempo. La culpa es mía, por no enamorarte, ni provocarte lo suficiente. No tuya. La culpa que sientes al no corresponderme, es tuya.

sábado, septiembre 20

--- del ocho del dosmilcatorce o cualquier otro día

Y ahora, relájate, ella lo lleva bien. Está aliviada ¿ves? Todo a acabado bien "Fíjate. Mira mis manos ¿ves? No pesan nada  ¿ves? Están flotando ¿ves?"


(Visto objetivamente, no todos los desamores son nivel 1999 pero ¿desde cuándo son objetivos los sentimientos?)

martes, septiembre 16

Recuento de daños

Las cosas como son: yo no soy ella.  No escribo poesía, ni la recito para videos en los que solamente se vean mis labios. Tampoco tengo una página para mis fantz, ni me tomaron fotos en diminuto vestido para mi foto de perfil. Nadie me ha descrito como mágica, menos me han felicitado el 21 de marzo diciendo "Felicidades en tu día, el día de la poesía". Tampoco sé tocar instrumentos musicales, ni me toman fotos en altas montañas. No me dicen que estoy hermosa, ni esperan por mí. No soportaría que esperasen por mí. Me dicen que les gusto, que me quieren, que me extrañan, que me engañan, pero que no me quieren lastimar. Me haré un tatuaje con esas palabras, para que combine con el que ya llevo en las venas. Me quieren ver sin ropa, y en traje de baño me dicen chaparrita, muñeca, flaquita. Ni siquiera entonces me dicen hermosa. Soy la del ratito de pasión, con la que entran al baño de un bar, o con la qe bailan pegaditos antes de darle besos. Soy la que llevan a la cama, no a la casa. No soy la musa, no soy la de para siempre, no soy por la que se arriesgan. No soy el cielo en el que van a brillar, no son mis estrellas, son mis cometas. O asteroides que sólo vienen a impactarse, para luego fingir amistad. Digo fingir, porque yo estoy fingiendo.

viernes, septiembre 12

Cíclico

Ella no te reclama. Hay que decirlo primero para dejarlo en claro: ella no te reclama. Ni te culpa ni te odia en secreto, ni mucho menos tiene un muñeco vudú con tu nombre y características; es más, ni siquiera sabe hacer vudú. Ahora podemos decir que es todo tú, tu mente y tu consciencia, pero para explicar el motivo, tendrías que admitírtelo primero y eso es algo que no te permites. Te quedas con tu remordimiento, tu culpa y algo que parece arrepentimiento, aunque esto último no sirva de nada, no ahora, tanto tiempo después desde la primera vez que te sentiste mal en relación de ella, que no es lo mismo a decir a causa de ella. La estás hartando. Mientras algunas personas terminan por ser no gratas, por maleducadas o egocentricas; en tu caso es por exceso de disculpas y perdones. Nadie te está pidiendo nada, mucho menos ella. En cambio, cada día encuentras algo para sentirte mal. Repetimos: no es culpa de ella, que te sientas mal, que la hayas dejado ir. ¿Cómo podría ser culpa de ella, si lleva años esperándote desesperádamente?

lunes, septiembre 8

Lección de natación

(aplicable también fuera de una alberca) si saltas/te avientas al agua despacio porque MIEDO, es muy posible que termines con un morete en la planta del pie, y entonces sí que queda paso te va a recordar la importancia de tomar aire y aventarte, con ganas, sin pensar consecuencias. 

jueves, septiembre 4

El oficio de ser mamá (y sobre educación sexual)


Imagen encontrada en la página de Clínica Marie Stopes
Hoy, al ver a una compañera de natación en su rol de mamá, me quedé pensando que eso explica su actitud hacia los demás. Por ejemplo, desde mi primer clase me da consejos y ánimo para seguir. Después vino a mi mente que hay personas con vocación de mamá...y personas que son todo lo contrario. Terminé pensando en mi madre.

Algunos leyendo quizá saben que mi madre básicamente me abandonó cuando tenía yo 16 años. Otros sabrán que, cuando tenía aproximadamente 8 años, me dijo que de verdad le gustaría no haber quedado embarazada por tercera vez y que ese era, yo era, EL arrepentimiento de su vida. Estoy a favor de que cada quien vea su situación, lo que puede, lo que no y decida. 

Me doy cuenta que mi madre no abortó, pero tal vez debió haberlo hecho. Lo digo porque a veces el argumento/critica contra alguien que se pronuncia a favor de que cada quien elija cómo cuidarse antes, durante y después de una relación sexual, es ese "¿No te das cuenta que a  no te abortaron?" Quizá todo sería distinto para ella, mi papá, mis hermanos... o quizás no.