martes, junio 25

Fito Paez - El sacrificio

Hace veinte años Fito Paez nos cantaba sobre El amor después del amor; este 2013 las canciones de su nuevo disco, El Sacrificio, versan sobre amores extraños que no deberían haber comenzado o que debieron durar menos, historias de esas que abundan pero pocos logran interpretarlas de esta manera.

Diez canciones para reclamar al amor ido, a la vida, o a uno mismo al mismo tiempo que se agradece lo aprendido y dolido, pues todo ha formado parte del proceso de vivir y crecer. Las letras como El Dolor, bien podrían pasar por poemas debido su construcción lírica.

En cambio, Esto podría haber sido una canción y Puta Diabla  resultan ideales para esas noches de borrachera y sentimentalismo extremo cargado de desamor, ambas cuentan historias de amor con un final incierto pero, ineludiblemente, triste.

Contando las colaboraciones que hizo con Luis Alberto Spinetta y Joaquín Sabina, además el disco Canciones para aliens que no contiene temas originales sino versiones de canciones, “El sacrificio” se trata de la décimo novena producción discográfica del rosarino quien de 1984 se encuentra haciendo música.

Es un disco que no llega a los extremos de tristeza o felicidad, sino que se mueve por las gamas intermedias para sorprender al escucha, ya que cuando crees que has comprendido de qué se trata, el siguiente track  puede mostrarse más tranquilo musicalmente pero con una letra igual de incendiaria, la canción Inglaterra es un buen ejemplo de lo anterior.

Fito Paez sigue hablando de amor, pero lo hace desde una perspectiva distinta, no lo idealiza ni sataniza: lo relata. El sacrificio por momentos recuerda a los inicios del músico,  pero es una prueba de que el tiempo no ha pasado en vano. El artista ha madurado.

jueves, junio 20

Sunset

Antes de ser oficialmente novios, jamás lo escuchó decir algo cursi. 

É: Mi vida, lo que más quiero. Eres hermosa, de verdad. Saber que me complementas, que me obligas a ser más...
J: Tener la certeza que eres justo lo que faltaba en mi vida
É: y de tu vida no me quiero ir jamás.

Esto pudo haberse dicho en un café, un parque, una escuela, en la sala, cocina, recamara... Pudieron estar acostados, abrazándose, sentados rozando rodillas, ella sobre él... entre besos, peleas o sexo...

Importa una cosa, que fue dicho entre 2.


[18/04/2013
empezado hace un mes, en un parque... 
Técnicamente no está terminado..
20/06/2013 
ni yo sé... ]

domingo, junio 16

Me llaman octubre

Esa conversación de alto nivel, discusión siempre de ideologías tomadas de alguien más pero con el toque personal, la visión de lo que una utopía es y de hacia dónde debe dirigirse el mundo... No es que esté en contra, no cree que se está bien en está vida de supervivencia, de muertos vivientes, es sólo... es que no podría decirlo como ellas, intenta y se autoescucha tan tonta. Ni que lo hiciera por pertenecer a algo, pero bueno, así se siente. No podría, no puede, no podrá.

Ya lo sabe, sigue pensando en él porque se enamoro como las chiquillas de quince años, o de trece, de esos enamoramientos que podrían durar toda la vida, siguiendo incluso cuando duelen. ¿Cuándo duele? al verlo con ella que sí sabe hablar, y pensar, para vivir. Ella lo merece más. lo sabe.

lunes, junio 10

Para ti.

Ninguna de sus amigas, ni aquellas de mayor edad, usarían medias de liguero, menos con vestido, ni para darle una sorpresa al novio. Lo sabe porque preguntó, o lo comentó viendo alguna película en la que alguien se vestía así. Recuerda que en algún momento de su vida dijo que las usaría, pero no las que llevan moño en la parte superior, demasiado de regalo, dijo. Ahora las está usando. Media negras, con algunos corazones pintados y los moños rojos arriba de todo, abajo de las nalgas. "Abre tu regalo, adelante". El liguero, nada más, sin pantaletas, también es negro, de encaje, con una especie de cierre atrás, "Para que sigas abriendo regalos". El vestido no es corto, es más, ni se alcanzan a ver los moños al menos que sepas que están ahí.

 Por un momento se acuerda de sus prejuicios, de las amigas, del sujeto en cuestión, ya que no es novio. Se siente mujer fácil. Se siente ha punto de cambiarse y ponerse cualquier otra cosa.

Desiste. Se va exactamente como ya está vestida. Sólo que no se lleva los tacones más altos, ni abusa del maquillaje. Se sigue sintiendo.

En casa del amor, o amante que es lo mismo, le dices sexy y le dan besitos. Cuando está sirviéndose más ron, se paran atrás de ella y la agarran por la cintura mientras le muerden el cuello "Lindo vestido", le dicen al tiempo que la mano baja a la cadera, y de ahí hacia el centro de su sexo. Le levantan el vestido y por fin ven los moñitos, "No me hagas eso".

Ahora se siente deseada de una manera que nunca antes.


{Playlist}

viernes, junio 7

Contigo.

Alguna vez te enamoraste. Ciegamente confiando en los latidos de tu corazón que ahora iban a la par de los de alguien más. Eras feliz porque también había alguien enamorado de ti, era correspondido quiero decir. No preguntabas, mucho menos cuestionabas, creías todo, la historia rosa, con final feliz y repleta de corazones. Estabas convencido.

Así como no sabes decir cuándo te enamoraste, no puedes precisar el día que dejaste de estarlo. Tal y como suelen ser las cosas, fue un proceso gradual, imperceptible. Quizá porque había días realmente malos en los que nadie te daba un abrazo y prometía todo estaría bien. O tal vez por aquellas promesas de un futuro mejor, que hasta el día de hoy sigues esperando sin esperar.

El vacío que sentiste al reconocer ya no estar embrujado, es el mismo que sentías desde antes. Debió ser la primera señal.  ¿Y después? Después la nada, o parecido. Eso y prometer, jurar, gritar que nunca te volverías a enamorar. ¿Para qué? "no vale la pena", decías. "Nada lo vale".

[Por supuesto que ahora estás enamorado de nuevo. Infiel pero siempre leal* a tu nuevo amor]


*modificación de las muy conocidas líneas de GGM: "Infieles, pero no desleales". Adoro esa frase, tal vez porque la leía  mis 19 años. Quizás, quizás, quizás.

miércoles, junio 5

Is not easy being a journalist.

Yo no pensé "a los periodistas los matan" antes de decirme a estudiar periodismo. Tampoco hubiese levantando la mano a la pregunta "¿Quién está dispuesto a morir por la libreta, la pluma y la grabadora". No recuerdo si surgió en mis primeras clases... Tomemos en cuenta que uno tiene 18 ó 19 años cuando escoge una carrera.

De todas maneras...

O sea, yo pensé "trabajan todo el día, si el amor-de-la-vida  no es periodista, no entiende y vale madre la relación*. Ganan una miseria". Eso en mi mente y dije "va", estudiamos fotografía, estudiamos periodismo-en-otro-estado-lejos-de-TODA-mi-familia. Lo hacemos, porque me gusta, porque quiero, "porque ya sé lo que implica y de todas maneras quiero"...

Claro, los 3 años, casi sin descansos, de estudio, estaba presente eso. En clases, con amigos, familiares, con extraño. "¿te gusta eso? ¿qué pasa si te matan? ¿no te da miedo?". Eran preguntan que incluso en vacaciones, y si salía con amigos-y-sus-amigos era todo múltiple ¿se entiende? no era sólo "¿te da miedo que te maten?". Quedaba: "¿No te da miedo morir lejos de casa?".

 De todas maneras, la primera vez que lo dimensioné fue muy tarde, quiero decir que ya había terminado los estudios... Fue cuando estaba leyendo el libro "Levantones" de Javier Valdez y llegué al capitulo sobre periodistas, al relato sobre Jiménez Mota... y, no fue que está desaparecido/muerto, fue el relato de la actitud de sus colegas, dejándolo de lado, no queriendo ser identificados como sus amigos (¿?).. como dice el libre, Alfredo Jiménez era el apestado de la profesión, con una cruz encima que nadie quería cargar, ni estar cerca de.

Yo entiendo que hay un riesgo en esta profesión. Pero ¿mi nudo en la garganta mientras leía? surgió del asco de ver hasta que punto llega el ego, la cobardía, el invidualismo... todo eso, ademas de la critica tanto si estás haciendo algo, como si no.

Tal vez no estoy lista para morir por esto, pero menos lo estoy para tratar cada día con personas que tengan ese nivel de ego. No... no podría, no puedo.

*tenía 17, a lo mucho, y el ExAmorDeMiVida alias MeApendeja acababa de decirme que el periodismo me pegaba más. Quiero decir, ideas románticas mil.

sábado, junio 1

El día de la boda

Hace días* me pasaron una imagen/¿meme? de Mauricio Garcés, y solamente gracias a mi natural encanto fue que me salvé de una bofetada, o algo, por no reconocer al actor. Me pusieron a escuchar esto (por cierto, rifa).

Estando en Youtube, cuando eres "nini", es tan fácil perder el tiempo. Me quedé viendo El día de la boda. Comedia por momentos absurda, que comienza con una familia preparándose para asistir a una boda de esas que todos sabemos son arregladas, pero nadie dice nada enfrente de los novios, o sus familiares inmediatos . A decir verdad me estaba riendo con el inexistente nivel de madurez de la pareja juvenil principal. Él todo asustado, ella todavía con la idea de casarse y que sería por amor no por compromiso...ni panza.

Este post existe porque es mi blog y estoy hormonal, so sue me! por una escena en especial

Hilda:  ¿Qué pueden decir? que soy la amiga... la novia... la amante de Raúl
Ricardo: ¿eso te parece poco?
Hilda: No me digas que Adriana no sostiene las mismas relaciones contigo que... que yo con Raúl
Ricardo: bueno, viéndolo desde ese punto de vista sí pero, existen normas sociales. Nosotros estamos casados, en cambio ustedes...
..
Hilda: Cuando dos personas se aman de verdad, no existen ni importan convencionalismos sociales.
Me suena inmensamente lógico que, siempre y cuando la persona deseada sienta lo mismo, cada quien esté con quien quiera. Para siempre, por un rato, en el momento o lo que aplique. Está bien, mientras todos estén conscientes de que sí es y que no; puede tener o no etiqueta, puede incluso "traicionar" otra RelaciónQueEnrealidadNoLoEs**... Mientras nadie salga lastimado, y todos se cuiden... me sigue pareciendo que está bien, si lo disfrutas plenamente.

*ya hace meses jajaja yo y mis post dejados en borradores pues.
**I remember those times when you were the only one I wanted to be with...