lunes, septiembre 26

My favorite lie

noviembre 2010
- Hola. Adiós. Convencionalismos de la sociedad. Vas por la calle, ves a un conocido y te tienes que detener y decir hola. A menos que tengas unas buena excusa, claro. “Ay es que tenía prisa, ay es que pensé que no eras, ay es que iba escuchando música y...bueno, ya sabes, ignoro al mundo”.
Es molesto. Por lo general. Por que claro, con esas personas nunca tiene uno de qué hablar. Si tuviera que decirles, no serían conocidos que me encuentro un día por ahí, ¿no crees?

-Supongo. Sabes que también cuando te quedas de ver con alguien, es lindo que llegues saludando y no haciendo corajes por lo que la sociedad espera que hagas.

-Ay, amor, estamos tan lejos de esas tonterías.

-¿Qué tan lejos?

-Lo suficientemente lejos como que yo llego a tu casa y en lugar de decir hola y darte un beso en el cachete, te abrazo nada más para que tú tengas la oportunidad perfecta de quitarme el bra. Mejor, ¿no crees?

-A lo que vas.

No siempre ha sido así. Antes, cuando tenían una relación; cuando intentaban tener una relación de verdad, se saludaban y hacían las mil preguntas que en realidad a nadie le interesan.

-¡Hola! -Hasta el día de hoy, medio año después de haber terminado, Julia se sigue preguntando si era emoción real o sólo la ebriedad del enamoramiento que va comenzando.
-¿Cómo estás?
-Bien ¿tú?
-Extrañándote. Mucho.
-¡Ya sé! Tengo tantas ganas de verte.
-¿Para hacer qué?
-Nada, bebé, sólo estar contigo.
-Yo igual.
(y luego)
-Bueno bebé, me tengo que ir. Hablamos al ratito.
-=(. Pero bueno sí, al ratito te llamo o algo. Te quiero, chiquita.

Eso ya no es lo que ellos hacen. Ahora es algo mucho más directo y menos hipócrita.

-¿Estás? -Eso sí, invariablemente Julia siempre saluda primero. Es raro cuando César se toma la molestia. Ella tiene la teoría que sólo lo hace cuando se aburre en extremo. Se aburre y quiere hacer algo a la de ya.
-Te traigo ganas.
-uhmm.
-Ven para que te vengas.
-No puedo.
-¿Por?
-Planes con mi novio. Mañana, ¿va?
-Va.

Así funcionan. Y nunca se despiden. ¿Qué caso tendría?

Puede decirse que es raro. Su relación duró cinco meses, y medio mes después de haber terminado ya ambos tenían nuevas relaciones. Casi empezaron el mismo día, incluso. Las diferencias eran pocas pero muy significativas. Por ejemplo, a la semana de haber comenzado su nueva relación, César pasaba días enteros con Darla, su novia, y todo mundo sabía que ahora ella era la luz de sus ojos, como un día lo fue Julia. Mientras tanto, Julia apenas y salía Daniel, casi nadie sabía que ya tenía una nueva relación y mucha gente pensaba que seguía llorando por César. César ya decía amar a su novia. En cambio Julia lleva 6 meses y aún le cuesta trabajo dar un “Te quiero”. Otra pequeña gran diferencia. La relación de César, de la que nunca habló ni hablara con Julia a pesar de ambos saber sobre ella, duró solamente 4 meses.

Cuatro meses en los que ellos se vieron, por lo menos, cinco veces. Siempre para lo mismo. Para la parte del otro que aún les interesaba. Por eso a veces Julia quiere terminar con Daniel. Cargos de consciencia.

Luego lo ve. Lo besa. Se cuentan tonterías. Se ríen. Se pelan. ¿cómo podría terminar algo tan bonito? No puede. No se le da eso de terminar con las personas que le gustan. Por eso se acuesta con César y a la hora siguiente está con Daniel, sonriendo cuando dice quererla mucho y que espera nunca de fin su historia.

Daniel no sabe de César. César sabe de Daniel pero sólo finge ponerse celoso. Mientras ella siga yendo a su encuentro, quitándose la ropa y cumpliendo las fantasías que no alcanzaron a cumplir en esos cinco meses de ser novios; todo lo demás no le interesa.

¿Y Julia que quiere? Casi nada: hacer lo que la haga feliz y ya. Casi todo: besos y alegrías con Daniel. Besos y caricias con César. De poder ser, sexo con César y hacer el amor con Daniel. Es todo lo que quiere.



---
*lo encontré revisando el blog privado... Lo leí, sonreí. Vi la fecha, lagrimitas invadieron mis ojos.
*En realidad yo sólo quería escribir de lo tonto que me parece eso de hola y adiós. Un poco porqe es raro que yo lo haga en msn. Sólo abro conversaciones cuando necesito algo jaja y eso es lo primero: oye tienes blabla. (y nunca paso un día sin qe alguien me diga "ya ni saludas")

*Siento que en septiembre llené el blogcito de ficciones, Chilo :)
*Ya casi un año... más lagrimitas.
*Me va a faltar poner 2 etiqetas....

martes, septiembre 20

Micro relatos 1 y 2


Autocrítica (Vetusta Morla)
Me dueles donde nadie más alcanza a llegar. Me muerdes en el lugar que no dejo nadie vea. Tú y de nuevo tú. Mil veces. Todas las veces que te diga adiós, has de volver. El mundo lo intuye. Junto letras y las publico en internet, entonces el público se imagina que algo paso, o que algo no sucedió. Incluso si exageran, si se inventan toda una serie de ficción: se quedan cortos. La relación enfermiza es la misma que cura. Te suelto, y me agarras porque sabes que de eso se trata. Bien fuerte. A lo nena, te extraño. A lo nena, me echas de menos. Será que me gusta tener a quién morder. O que a tí te gusta ser el centro de atención. A lo macho, por algo pasan las cosas. A lo macho, me dices que busque a alguien más. Como matrimonio a punto de divorcio, o novios que se conocen más de lo necesario, preguntas por ellos y yo contesto, total que la verdad siempre sale y si conoces las maneras de provocarme un orgasmo usando nada más que la lengua, no hay motivo para ocultarte nada. De mayor importancia: no hay manera.

Juegos de Seducción (Soda Stereo)
Te veo hablar, o tus labios moverse, pero no te escucho; me distrae la punta de tu lengua que se deja ver entre cada palabra. Hojeas una revista, vaya manera de desperdiciar la mobilidad de tus dedos. ¿Me preguntaste algo? Me estás viendo, esperando. Respuesta, esperas conteste algo que ni escuché. Mi intención al abrir la boca era decirte eso, que me distraje pensando lo que esa lengua y esos dedos podrían hacerme. ¿para qué las palabras? Puedo simplemente invadir tu espacio personal y atacar tus labios mientras mis dedos juegan a producirte pequeños infartos. 

notitas:
*Había más, todos de una banda peeeeeeeeeeero... y bueno, ya los leerán, con suerte no aquí.
 *A lo macho. Frase provista por la genialidad de Sabines (aaay el amor. Perdón, EL AMOR)
*Y esto fue: Amor-Odio versión 6 :)
4: eso sí dolió (links a A-O 1,2 y 3)

domingo, septiembre 11

Violeta Madrugada

Violeta Madrugada
Has dado mil vueltas en tu habitación, no llevas la cuenta pero lo sabes, lo sientes, te sientes recorriendo el mismo camino una y otra vez. Tratas de engañarte yendo a la cocina, pero no tienes hambre y lo sabes. Sólo necesitas hacer algo, lo que sea.

Piensas que es una pena llevar una vida tan limpia si igual acabaras sufriendo el síndrome de abstinencia. “Lo que necesito es salir de aquí”. Pero no puedes porque son casi las tres de la mañana y no conoces a nadie que pueda estar lo suficientemente sobrio como para que pasé por tí y te lleve a algún lugar. Segundo impedimento: no tienes realmente a dónde ir. Solo quieres distraerte, “ojala no fuera tan nena y no me importará salir de aquí corriendo a cualquier hora”.

Para una vez que necesitas salir solo con amigas, “¿Sólo con amigas? Podría ser la única mujer en un grupo de hombre y no me importaría. Me importa no poder salir de aquí y no haber salido más temprano porque todos, ¡Putos todos y sus parejas”. Te parecería hasta lindo, excepto que no estás lista para ver a las parejas ser felices y “darse besitos, y abrazos y compartiendo bromas estúpidas”. Tratas sin exito, como todo lo que has intentado esta noche, de ignorar el hecho de que hasta unos días atrás tú eras exactamente así.

Recuerdos vienen a tí cuando menos los pides. Todo se vale, una palabra que él también dijo; una comida que hayan compartido; canciones que se hayan dedicado, o criticado, o compartido. Todo se vale para recordarte que ya no lo tienes. Que ya no formas parte de una pareja “y quién iba a pensar que yo lo necesitaba tanto”.

Una vuelta más, un sorbo a un vaso de jugo que no recuerdas haber servido, otra vez la idea de que seguramente así se comporta una persona en proceso de desintoxicación. Admites que tu síndrome de abstinencia no es tan grande ni tan dañino como el que tendrías por dejar “...¿la cocaína?, eso podría ser algo fuerte, supongo”, pero de todas maneras no consigues superarlo.

Algo tienes que hacer y no se te ocurre nada mejor que conectarte a msn. Porque seguro habrá alguien para platicar de cosas que no te recuerden al idiota de tu ex novio. Excepto que “el único conectado es el idiota de mi ex”.

Ni siquiera necesitas que te hable, con solo ver el aviso de que se ha conectado basta. Es suficiente para que des vueltas en tu cama. Pongas música. Quites la música. Busques una película que ver. No prestes atención. ¿Por qué? Porque estás ocupada viendo tu lista de contactos. No piensas hablarle pero hay algo en saber que podría(n) decirte(se) algo, que hace que tu cabeza se pierda tratando de encontrar el motivo específico para la falta de saludo. A cualquier otra hora del día pensarías que está ocupado, pero “¡¿Qué podría estar haciendo a las 3 de la mañana por Dios?!”.

Te sudan las manos y eso que hace frío. Bebes jugo que no necesitas. Tienes música que no escuchas. Piensas en él, en que lo extrañas y en que todo esto es tan patético, que mejor sería ahorrártelo. Solo que no puedes porque él sigue ahí y ya no lo soportas más. Por hacer algo, comienzas a escribir la historia de esta noche. Cómo no lo quieres pensar, y lo mucho que no puedes evitarlo. Parte de ti aún espera un saludo. Parte de ti recuerda que tienes que escribir como si todo esto no te estuviese pasando a ti.

---fin

Hasta me parece qe lo escribí ayer. Pero no, escrito hace 3 exLQHS, para alguno de ellos. Alguno de ellos 3. Mejor ni pregunten cómo se marca en un calendario "hace 3 exLQHS"

martes, septiembre 6

Una vez más

Las vacaciones sirvieron para descansar de una manera que casi nunca me permito. Completo no pensar, mucho menos sobre-pensar. También fueron las vacaciones de comenzar a aprender a manejar (y cómo no irse al monte, y cómo no caer al río. y cómo no chocar así te quedes a 10cm del otro carro -miedo!-). Me di cuenta que efectivamente, Ahí terminó, ahí empezó (me encanta mi boca de profeta*)

Mucho ver tele, poco leer. No fue suficiente la música porque nunca lo es, volví a casa feliz de tener mi compu tan llena de música que hasta Radiohead le cabe. Tampoco es suficiente el tiempo con los amigos.

Cuando uno se muda, aunque lo haga solo por unos meses, es demasiado típico pensar que los amigos no sólo seguirán con su vida, sino que se olvidaran de uno. Tal vez pensamos que ciertos recuerdos actúan como grilletes y por eso hay que dejarlo ir, o reemplazarlos con unos incluso más pesado pero por lo menos cercanos. Por eso es bonito constatar que no, que los cariños, los que son de verdad, ahí siguen. Que te peleas con la gente que has peleado toda la vida, y los malos tratos cariñosos también siguen.

Y bueno, otra cosa linda de estar "entre dos tierras" (o tres) es que ese sentimiento se repite cuando te vas y cuando vuelves. En ambos casos (y en el mejor de los escenarios) estás regresando a algo.

ah! y en vacaciones cumplí 21 años!

y lo más seguro es que no me vean así de elegante ni en mi graduación





Notas:
Hoy cumple un año Is all full of love? realmente no recuerdo por qué lo leí la primera vez pero me resulta fácil saber mis motivos para continuar leyendo y llamándole mi blog favorito.
*Removiendo papeles, me encontré un plan de vida hecho en segundo de secundaria. Me dio mucha risa leerme diciendo "aay quiero algo en la tele!! o radio". De verdad de ese plan lo único que sigue vigente es lo de "no me veo casada la verdad, igual con una hija sí y novio también, puede que sí... pero ¿casada? la verdad no".