martes, noviembre 29

And I don't.

Estaba volviendo a leer un blog ajeno, por sabe cuántas veces ya, y el último post es sobre lo genial que hubiese sido para ella conocer historias de depresión cuando estaba más chavita y todo se sentía como si solamente a ella le pasara, como si fuese algo super extraño y para esconderse de la vergüenza. Me quedé pensando que yo a veces la leí a ella y se me aclaraba el panorama un poco, lástima que nunca capté que está bien cambiar el plan. Me quedé pensando si alguien leerá los viejos post aquí y pensara lo mismo, si se sentirá acompañado.

Entonces decidí escribir esto porque tal vez nadie lo lea, tal vez todos, tal vez yo lo necesitó, tal vez hubiera sido bueno ser más abierta con ciertos temas.

No recordaba que el último post aquí, lo escribí hace un año pero con base a una lista de metas que escribí cuando tenía 23 años (suena más dramático que decir hace dos años). Mucho menos que era una carta para la ivie del futuro, que ya es ahora. El post tenía por titulo I hope you don't hate me by then.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada