sábado, octubre 3

¿¡ADIVINEN QUÉ BLOGCITO CUMPLE CINCO AÑOS!?

¡Claro, este!

Lo chistoso es que hace algunos días sabía exacto qué iba a escribir aquí. Si llegamos a cinco años, si no leyeron esto antes, es porque, hace algunos días me di cuenta que el aniversario se acercaba. Las cosas hay que dejarlas ser y me sabe mejor ciclos completos.


¡Ah sí! quiero explicar por qué tan pocos post este año. Aunque nadie se lo pregunte. Todo empezó en marzo cuando me di cuenta que había 9 post en enero, 8 en febrero, y en marzo, sin problemas, podía haber 7 y los 6 de abril serían pancomido. Y así, en cantidad descendiente hasta llegar a 1 en septiembre, 0 en octubre, y ya, equis para noviembre.

Eso pasó.

En algún momento de esos poquitos meses, me cansé de la url del blog. Pero no puedo cambiarla, ¡por favor, sería ir en contra! Aunque nomas a mí me interese, pero después de todo lo que interesa aquí soy yo. Sigue siendo mi blog.

Luego me cansé de Blogspot. Mejor dicho, pensé que ya debería tener un Wordpress. La idea de tener ambos no me parecía atractiva, demasiado trabajo, muy poco material. Aunque el hecho de que haya menos post publicados, no indica la falta de post elaborados. Benditos sean los borradores.

Intenté varias direcciones en Wordpress y todas estaban ocupadas. Deshabitadas, también estaban deshabitadas. Casi desisto hasta que se me ocurrió que Muebles e Interiores, son decoraciones. Aquí hay historias. Historias decorativas. Por fortuna, ese no existía.

Llegó entonces el momento de publicar allá algunos post. Los más queridos por mí, que quizá no sean los mejores, ni los más visitados. Curiosamente, el post más visitado aquí, también está allá, pero esDeQue es muy de mis favoritos.

Así fueron varios días de andar nadando entre texto, post, Blogspot, Tumblr, Wordpress, olvidar escribir esto, recordar escribir esto, seguirme leyendo, nadar en hormonas, recordar que no había terminado de escribir esto, escribir todo lo que sigue después del Eso pasó, no saber cómo terminar esto...

Adoro este blogcito, lo amo, fue una gran vía de escape, en tantas maneras. Pero Historias Decorativas tiene potencial para gustarme igual, o más. Lo que si sé es que, aunque ya no vaya a actualizar aquí, fueron muy buenos cinco años. Muy.

Va de nuevo, que se vea:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada