domingo, junio 21

Hace días tuve un sueño bien vergas.

Soñé un montón de tonterías y de repente, Fulanito llegaba a mi casa para irnos a la prepa. Oh sí. Hablábamos un poco, él decía tener hambre, yo me ponía a comer sopa de fideo, él se quedaba con cara de "Muuuy bien pero, tengo hambre"; yo subía a cambiarme de ropa, él seguía con la misma expresión facial. Entonces, yo no encontraba mi maldito uniforme preparatoriano y no le encontraba lógica...¡A menos que fuese inicio de ciclo escolar, duh! Eso debe ser, me dije, y le dije a Fulanito, quien para ese momento me estaba contando otra vez que tenía hambre, y que si no nos íbamos pronto, no alcanzaríamos a comer como es debido.

Total, me puse una faldita gris y una blusa blanca, baje, Fulanito preguntó si por fin, y nos fuimos. Llegamos a la prepa, la misma de la vida real, y mientras Fulanito me tomaba de la mano, se me ocurrió ver el reloj para decir "Me parece que ya no llegué a la primera clase." Fulanito dijo "Mejor ¿no?" Obviamente fue entonces cuando Fulanito me jaló y me dio EL beso. Super beso, de verdad. Ahí voy a preguntarle qué tiene y él responde que hambre "Bueno pues :)"

Nos fuimos a esta pequeña casa, entre recién abandonada o, simplemente, muy antigua, con ventanas ENORMES, camas pequeñas y, obviamente, ninguna cocina pero sí un comedor. Ya no hice preguntas tontas, sólo lo besé mientras él me quitaba la blusa y acariciaba mis piernas, para entonces comenzar a besarme las tetas. Se sentía bastante bien, al grado que no sé cuándo desapareció el resto de la ropa, pero sí sé que me serví más sopa de fideo.

Fulanito... Fulanito estaba encantado, yo diría, pero ya con demasiada hambre. Entonces, me puso sobre la cama, boca arriba, me mordió las piernas, lamió los labios, jugó con un par de dedos entrando en mi vagina, que luego reemplazó con su pene. Claro que tuvimos sexo, ¿qué más pueden hacer adolescentes  hambrientos en una casa vacía?

Lo hicimos una vez, luego otra y después pasó algo con las ventanas y algunos morritos de prepa, pero Fulanito los mandó a chingar a su madre y seguimos con lo nuestro. Eso, hasta que me dio sueño. Me acosté boca abajo en la cama, bostecé, él me dijo que durmiera un rato, había tiempo.

Cuando desperté, ya no estaba en la casita recién abandonada. Ni en la escuela, ni en mi casa. Estaba en un parque, acostado en el suelo y muy desorientada. Recordé lo del uniforme y decidí preguntar, vía chat de fb, sí era necesario/obligatorio llevar el uniforme al día siguiente. Seguí viendo mis mensajes, buscando a Fulanito, sin obtener respuesta clara de mi gran duda...y entonces caí en cuenta que esas personas, ni habían ido a la prepa conmigo, que ya ni siquiera estoy estudiendo y que, entonces, todo había sido un puto sueño. Uno muy real en sensaciones, pero sólo un sueño. Fue cuando vi que venía Fulanito y sentí mucho calor y algo parecido a vergüenza por lo que soñé.

Fulanito estaba así de tomarme la mano, justo como antes DEL BESO...y entonces desperté para darme cuenta que tuve un sueño dentro de mi sueño.

De verdad estoy bien enculada con este sueño.

4 comentarios:

  1. Con esos sueños Ivie te tienes que poner cachonda mientras los sueñas o escribes.
    Me pones a mí cuando los leo uffff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. POSOYE! ya sabes que yo como digo una cosa, digo otra, es que es como todo, hay cosas que ni qué, ¿tengo o no tengo razón?

      Eliminar
  2. Insisto y lo reafirmo: qué envidia me dan esos tus sueños, esas tus sensaciones nítidas (y tan padres)! Fuera de eso, qué interesante lo de soñar un sueño en otro sueño; apuesto que es por que tu mente fabrica historias enteras y la historia era que lo primero fuera un sueño y al despertar vieras al tipo. Sueños elaborados (qué envidia, de nuevo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Google se comió mi respuesta original pero iba algo así
      Después de leer tu comentario, mi sueño que consistió en yo acostada, semi dormida, haciendo ruidos sexuales, mientras la persona a mi lado, cuya identidad no recuerdo y voz no reconozco, intentaba "despertarme" sin éxito hasta lograrlo con un "espero siquiera estar en ese sueño" ;ese sueño se sintió muy pequeño y simplón. Pobre de mi sueño, te juro que llora.

      Eliminar