jueves, mayo 28

62.400 repeticiones hacen una verdad.


Tenía la idea de que es cita (Un Mundo Feliz, Huxley, 1932) era con 39,000 repeticiones, pero eso no es lo importante. Tenía 23 años cuando mi último beso. Tengo 24, y fue pocos días antes. Podría recordar que día fue, pero me basta recordar una canción, una pregunta y la sensación completa de esos besos. Estos besos. ¿Qué les digo? me parece patético extrañar, más que una vida -o tan siquiera una ciudad- a una persona. Y cuando el específico son besos... ya mejor no les digo. Tuve un pez que saltó de su pecera, viene a cuento de un whatsapp que me recién me llegó. Cometí un error en semana santa y las consecuencias, aftermath que les digo, me duraron un mes. O hasta hoy, porque esto se parece mucho al exceso de hormonas locas. Lo importante es decir que toda la vida me han mentido: lo importante son las nalgas y no las tetas. Y creo que me han mentido doble, al decirme que bonitas/buenas nalgas.

Estoy convencida, una foto así es igual que una en bikini.


2 comentarios:

  1. Lo más bonito que tienes son los ojitos, la mirada....(y lo demás imagino que también )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni está a discusión, dado que mis ojos son lo único que siempre me ha gustado de mí.

      Eliminar