lunes, abril 20

En la vida que sueño contigo

Vivimos en cinco ciudades distintas, mismas veces que cogimos.
 En la vida que sueño contigo, estas casado esperando un hijo; tu esposa tiene nombre de flor y les tomó siete meses de sueños comprometerse.
 Te encontré el día de tu boda, mi compañero de turno y yo te deseamos feliz vida. 
Cuando entraste a la iglesia, él preguntó quién eras pues yo tenía cara de haber visto un ex, o fantasma que a fin de cuentas son sinónimos. 
Sonreí al decir que eras sólo un amigo, una exageración tanto en esa vida que sueño contigo, como en la realidad que escribo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario