viernes, marzo 20

Long over due everything

Es chistoso y molesto cuando te cuesta hacer   algo que todos asumen que ha es. Una de las cosas que más me cuesta hacer es aceptar dinero de mi papá. Sí, él  pagó mi escuela y muchas, muchas cosas más. En mis segundo año universitario, tuve una infección en la encía/muela/etc; me quedé completamente sin dinero porque la urgencia no dejaba otra opción más que pedir y gracias, pero no.
Cuando recién anunciaste que por fin tenias un trabajo que te permitía no necesitar dinero de tu papá, sólo para ser despedida unas semanas después y tener que anunciar que no tienes manera de seguir llegando a fin de mes..Y luego  tienes  LA peor entrevista de trabajo y no encuentras opciones mientras que el  calendario parece burlarse de ti, porque tu cumpleaños 24 va a llegar y tú estarás sin dinero, sin empleo y siendo, para tus expectativas y en todos los aspectos de la vida, un completo fracaso... Entonces, la soga de alta tensión,  por la que caminabas, se rompe al tiempo que la red de seguridad, esa que por tantos años resistió, se revienta y tú caes directo y sin escalas al fondo de todo. Todo es todo. Pero está bien porque, que ganas de estar en sosteniendo mil pedacitos. Sabiendo que no puede ser borrón y cuenta nueva, no esperando eso sólo... espacio para respirar que venga a ti naturalmente y no porque estás hasta el tope de pastillas. Eso, que suele darse por sentado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario