domingo, marzo 8

Danoninos como prueba de sexualidad

Lo mejor es que, estoy convencida de ello. No sólo de que todos los niños deberían comerlo sin cuchara, que sí, sí deberían. Si no de que esa preferencia, refleja la preferencia.

El Danonino es un yogurt ¿para niños? que viene un unos vasitos rosarojos, y creo que hay unos morados. Una sugerencia  de uso, o algo que la gente simplemente hace, es meter un palito de paleta en el vaso cerrado y meterlo todo al congelador. El resultado, una deliciosa paleta de yogurt, que te comes a chupadas porque no cabe toda dentro de tu boca; al menos no en un principio.

Otras personas, se lo comen con una cucharita, de a poquito, sin prisa. Estoy segura también de que estas personas, están todo el rato pensando que debieron comerlo congelado. O no. O tal vez sí, debieron. Re-deciden al tiempo que se lo terminan, jurando que la próximo vez; pero sólo vuelven a repetir el mismo tal vez.

Entonces llega lo de sin cuchara. Porque es divertido, para niñxs y adultxs, meter la lengua e intentar sacarlo todo. Por eso mismo, es una creencia que los niños deberían comerlo sin cuchara, como para que desde pequeños sepan mover la lengua y ser de esos novios que saben lo que hacen. Así empezó mi creencia, con la creencia de que un danonino sin cuchara, prepara niños para ser amantes. ¿Y sí te lo comes con palito? A mí me gustaba, me gusta, en palito-paleta-todo en mi boca. No es que el vasito/cuchara me de asco... pero algo así. Sólo sé de alguien que se lo comía sin cuchara y le resultó. Entonces, después de una ardua investigación, declaro que los danoninos son prueba de sexualidad. Ajá, ajá.


pd: no sé ustedes, pero yo sí extrañaba mis post tontos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario