martes, febrero 17

16 de 365

Escribo palabras en líneas dentro de mi imaginación ya que no vienen a mi cuando estoy sentada frente a una página en blanco. Me levanto para guardar la ropa lavada en el día y entonces se me ocurre que el tiempo se repite, que no importa que no escriba a diario, ya todo está escrito. Mejor o peor pero existe ya. Los deseos de una niña con Leucemia, las canciones que llevan a alguien a suicidarse, la historia de una guerra por una mujer que no lo merece, la frase anterior a mitad de una canción, la relación entre jefe y empleada, el despertar sexual de una quinceañera y la inducción al sado de una licenciada, hasta la comparación entre todas esas historias ya se ha escrito. Doblo calcetines, organizo brassieres según el arcoiris y meto calzones en un baúl que fue centro de mesa en una fiesta infantil. Las palabras siguen danzando en mi mente, su fiesta terminará cuando yo terminé de colgar blusas y suéteres y vuelva a sentarme enfrente de esa hoja sin rayas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario