domingo, agosto 31

Espero que no esperes que te espere después de mis "23"

23. Caramelo, Labios rotos, Una estrella para quien girar, por una eternidad completa.
22. Tenía la idea de mi cumpleaños veintitres pasarlo en la playa, sola.
21. Antes de mi "fiesta" de veintidosaños, me pusieron a ver Proyecto X.
20. Tenía la idea de empedarme machiiiiin cuando cumpliera veintidos, pero resultó que al día siguiente tenía clase :( y hormonas locas porque escucharon ¡fiesta! y pues, quisieron.
19. Mi primer dia de clases de universidad, fue un 31 de agosto. O sea, justo al cumplir 19.

18.  Pasé 3 días intentando recordar qué hice cuando cumplí 18. Terminé recordando lo que hice a los....no sé, otro año.
(Meses después de escribir la lista, recordé que en mis 18 me dedicaron esta awwwwww)
17. De los diecisiete, me acuerdo que tuve un momento "Pinche vieja loca" de salir corriendo.
16. Nomas me acuerdo [de los 16] porque alguien me dio una emotiva cartita :)
15: Mi pastel, fue en realidad uno que utilizamos para la clase de química.
14. No les voy a contar de los catorce, pero porque ya es mucho exprimir la memoria y pues, no.
13. Me acuerdo más del primero de agosto de ese año. Damn! ten effing years...
12. Bueno en algún punto mi cumple tuvo que haber sido el típico ir al cine con amigos ¿no?
11. Tengo la idea de que mi papá no sabe cuándo es mi cumpleaños. Un año me felicitó a las 6am (del 31) y otro año, en la mañana del 30.

10. Creo que fue en 2008 cuando se murió la tortuga de una amiga :(
09. En secundaria tenía una compañerita que también cumplía años el 31deagosto
08. Cuando cumplí 20, hubo 3 pasteles. Dos de bollitos/panquecitos y uno normal.
07. Cosas que recuerdo del festejo de 21: el amigo que llegó a decirme un mal chiste, el amigo que tiro su comida recién servida.
06. Realmente nunca he tenido un cumpleaños donde terminase realmente ebria.
05. Me paso todo agosto haciendo drama de que "OMG VOY A SER UN AÑO MÁS VIEJA! OMG!?!?!?"
04. Después de mi cumpleaños, se me olvida cuántos años son. Ando diciendo uno más/menos.
03. Tengo una hermana que siempre quiere ser la primera en felicitar. Como la mitad de mis amigos viven una zona horaria distinta, no falta el comentario "para ser primero de MI hora".
02.Todos los pasteles que recuerdo de la infancia, son iguales. Betún de vainilla, con un adorno de payaso.

01. Esto lo tendría que haber posteado antes... o dejarlo programado para dentro de un año, uhm...



editado hoy:

miércoles, agosto 27

Entra en el agua*

Cuando estás aprendiendo a nadar, te dan "gusanos" o tablas. Lo que entendí es que, como absorben agua y flotan, te van jalando, siendo así que puedes seguir practicando sacar la patada, ya que aparentemente no es sólo patalear ¿quién diría?

Una vez concluida esa etapa, si fue exitosa, te toca hacerlo todo tu solo, a cómo sepas, puedas, y con la fuerza y el impulso propio. Hay que estirar brazos, piernas, girar bien, estirar la punta del pie, relajarse, nunca pensar que uno no sabe nadar, o que está nadando en un alberca de más de dos metros cuando uno mide poco más de 1.60m.

Uno de los instructores dice que, tampoco hay que pensar "voy a brincar a una alberca de más de tres metros." Dice que sólo hay que ponerse lo más en la orilla posible, agarrar aire y saltar. Así nada más. Sin pensarlo. Porque cuando lo piensas, te da miedo y te quedas en la orilla viendo el agua, imaginando todo lo que puede salir mal. Por experiencia sé, una vez que algo sale mal, es más sencillo dejarte llevar, que recordar lo que sabes, lo que puedes. Las cosas sencillas como patalear, aunque sea mal, y estar mirando el fondo de la alberca, mentón pegado al pecho, para que sea más fácil impulsarte y también puedas salir a la superficie, por aire.

Claro está que, en clases de natación, si te trabas, da pánico o nervios, hay instructores que te alientan a hacerlo y te ayudan a no ahogarte.  Fuera de ahí, estás tú solo.

*o "Primer post donde comparo las clases de natación con la vida misma."

lunes, agosto 25

Sobre regalos

Si quieren algo para su cumple, no lo digan vía secret! O si quieren pues, pero aseguren que ALGUIEN sepa porque, adivinos en este mundo no hay.

En el espíritu de eso, el domingo 31 es mi cumple y me gustaría MUCHÍSIMO tener una ilustración del "She's on the ocean. He's in the sand. She's stuck in motion. He is sliding gently off her hand" Vamos creativos, háganlo realidad. Lo pongo también aquí en el blog porque, nunca se sabe quién quiere y puede hacerte un regalo.

sábado, agosto 23

El otro lado del sol

Hay ocasiones en que las personas somos egoístas sin querer, sin siquiera pensarlo.
---
No sabía cuál sería la decisión final cuando cruzó el estacionamiento, ni tampoco cuando llegó al lugar donde podría o abordar un autobús urbano o, caminar sólo un poco más para tomar un autobús con destino a su casa, a kilometros de distancia.

Se detuvo en donde habría de pararse el autobús, lo tomase ella o no, y desde donde también podía ver a viajantes que aun no arribaban a su destino final. "Y si me voy a quedar, necesito dejar esta maleta en guardería," eso fue todo lo que pudo pensar, aunque tenía algo más importante que decidir.

Irse, quedarse, ir a casa sola, ir a ver a alguien. Sabía que tenía un mensaje que enviar, más no sabía a quien todavía, ni lo que diría. Sabía lo básico, que eran contradictorios. No puedes quedarte e irte al mismo tiempo. No cuando hablamos de desplazamiento físico al menos.

Lo seguía pensando cuando decidió entrar a la central de autobuses. De día, siempre lucía distinto. Según su experiencia, de día había más familia o parejas, mientras que de noche, los solitarios viajaban. Tal vez a otra central donde alguien los esperaría, tal vez a otro lugar vacío. Eso sí resumía bien sus opciones, compañía vs soledad, cambio de aires vs monótono, pensar vs pensar en otras cosas. Y nadie iba a decidir por ella. Le gustaría que alguien lo hiciera, que la dejara sin opciones, un "o vienes o vienes" de verdad, sin obligación, con ganas. "¿Eso de verdad sucede? que alguien te diga o te haga algo solamente porque quiere, no porque cree que tú lo quieres...¿Y tú qué quieres?"

El problema, o detalle con ella es que iba ver a alguien, porque quería y en teoría podía. "Más que teoría, podría ir en camino en lugar de estar sentada en la central pensando. ¿Me tenías que decir que te parecía poco mi motivo? Eso me expuso...." sus pensamientos se interrumpieron cuando vio a una pareja de ancianos entrar tomados de la mano.Posiblemente nunca sabrá explicarlo, no fue poético ni motivo del gran descubrimiento, fue más bien el pensamiento de que el amor es así, compañía hasta cuando no. "Quien te quiere en su vida, lo dice. Y si yo por miedo no lo hago ¿es justo que espere alguien más lo haga? no es su obligación. O su sentir, no creo que sea su sentir. Es el mío, lo que me gustaría... Hay ocasiones en que las personas somos egoístas sin querer, sin siquiera pensarlo."

En ese momento, escribe un mensaje en su celular antes de guardarlo en su bolsa, tomar su maleta y, si esto fuese película, veríamos cómo camina en dirección a donde un cartel anuncia el servicio de guardaequipaje, y los demás anuncian destinos. La pantalla se iría a negros y no sabríamos qué decidió. Ni esto ni la vida de ella son una película, así que la vemos llegar a mostrador, decir el destino, seleccionar un horario, un asiento, dar su nombre y una tarjeta bancaria.

A casa, a dejar de ser egoísta.

--fin

En este sí tengo que hacer una aclaración, o comentario. Aunque yo sí estuve en la central de tal ciudad, a manera de escala, con la posibilidad de decirle a alguien "sí, vamos", esto es ficción en el sentido de que, ese día no pensé ninguna de estas cosas. Sólo a quién mandarle mensaje, o a nadie pero sí quedarme sola. Fue un momento, y lo demás se fue en pensar en un montón de drama familiar. Así que, por eso es ficción. No, por supuesto que no todos mis pensamientos son o merecen ser convertidos en ficción.

martes, agosto 19

Mediocre

Recuerdo que llovía cuando le conté a mi amigo sobre el guey que me gusta. Le conté quién era, y la historia que no leerán en este blog.

Avancemos en el tiempo, dure un mes sin ver a este amigo, por varias razones, pero también llovía cuando le conté las novedades en mi vida. Me interrumpió a media historia para preguntar: "¡Espera! ¿Es el mismo sujeto de la vez pasada, el que me contasteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee? Estás tontita. Y él más."


viernes, agosto 15

Asuntos internos

Pensé escribirles algo antes de recordar que, de todas maneras, ustedes entienden y piensan lo que quieran, me lean o no. Aunque esté escribiendo sobre mí, y lo diga directo, su mente se va a dónde ustedes digan. Es válido, no estoy haciendo reclamos. Sólo que pensé en escribirles de mi autoestima, desde la raíz, para que dejen de pensar de tal manera, pero sólo terminarían haciendo su propia nueva versión.

Entonces, nada más diré que mis problemas de autoestima, son míos, valga la redundancia, no suyos. Es mi percepción, no la suya, por mejores intenciones que tengan, esos no son mis ojos, esa no es mi mente. Porque sí, sí creo que entonces está todo en mi cabeza, que se apoya en los ejemplos que tengo desde antes de nacer. Ejemplos que no radican en mí, sino en la percepción de otras personas, alterando la mía.

De nuevo, no es queja ni llanto, es algo que pensé en escribirles.

lunes, agosto 11

Kozmic Blues

El día que me desperté para trabajar un turno de 11 horas, cuando mi normal es de 7, es el día que se me ocurrió escribir sobre otra escena en el ya declarado lugar más triste/hermoso del mundo.

En este momento puedo escribir sobre ello, pero no puedo. Se me ocurre entonces hablarles que ese mismo día, viendo fotos en mi teléfono, llegué a una sección con fotos de mi más reciente exLQHS. Me dio primero risa, porque ni son fotos del mismo día, ni estaban en la misma carpeta. Veía fotos por no tener nada que hacer y llegue a un montón de recuerdos. Bonitos. Agradables. Pero me dieron ganas de llorar por lo poético de comenzar el día pensando una escena en ese lugar, y terminar recordando otra.

jueves, agosto 7

Rubber Ring

Alguien: todos los que he besado, después encontraron  EL amor de su vida.

No te creo.

Alguien: bueno, ahoriiita, creo que hay dos que ya no.
Pero tuvieron relaciones que duraron años. 
Ah, no, tres.

¿Tres qué? ¿Relaciones?

Alguien: No, que son tres lo que ya no pero...pues yo sólo digo que después de mi encuentran EL amor. 
ya que dure o no pues es asunto de cada quien.

Vaya. 

Alguien: ??

Tal vez te debí haber besado.

[Alguien está escribiendo]
[Alguien ya no está escribiendo]

Y tal vez no debí decir eso

Alguien: jaja está..está.

[... [Alguien está escribiendo]
Alguien: Debiste haberme besado, sí.
Tuvieras al amor de tu vida, echándote porras en todo.

Alguien: Riéndose de tus malos chistes.
"peleando" en broma contigo. Extrañando cuando no estés, queriendo pasar mucho mucho tiempo contigo
Pero dejándote espacio para respirar. 

[el personaje sin nombre, está pensando qué pensar]

Alguien: Alguien que te quiso, te quiere y te querría mucho. Por bastante tiempo. 
Debiste besarme y tener EL amor de tu vida.
Debiste besarme, pero no lo hiciste

domingo, agosto 3

Complejo de amor

Dices que eres un pervertido y se me calienta la sangre al recordar aquel sueño que nunca te voy a contar, que nunca será realidad. Ese donde me hablabas al oído, y siempre sin querer tu mano rosaba mi espalda, mi brazo, mis piernas. Bebíamos y bromeábamos con todos los presentes, la mayoría amigos tuyos. Fácil fueron 20 brindis, más de 5 shots de tequila, yo que soy tan nena para eso, y mucho cerveza, tal vez demasiada. Pero el alcohol no fue el detonador de esas miradas, de un extremo a otro de la habitación, cuando todos se disponían a dormir un poco. Nos vimos y sonreímos, nos fuimos acercando hasta darnos un abrazo y un beso en la mejilla. Así de cerca nos quedamos, así de lejos nos tuvimos. Te miré a los ojos y te sonreí, tu sonrisa era más grande y por un momento pensé decirte algo, pero cerraste el espacio entre los dos. Tus manos en mi espalda, mi pecho pegado al tuyo, tu saliva en la mía, mandando el espacio personal a la chingada, junto con los "motivos" para no acercarnos...


Acariciabas mi espalda, me decías "chiquita" y "bebé", me dabas escalofríos en medio de un mar de besos. Nos quitábamos la ropa con toda la calma del mundo y como si estuviésemos solos en esa casa cerca del mar. El piso es arena, y el sillón es cómodo solo porque estás acostado encima de mí mientras tus manos exploran entre mis piernas. Siento que voy a explotar, pero es muy pronto y no quiero que esto termine, porque sé que es un sueño, que si despierto no vas a estar y que nunca te voy a poder contar cómo nos soñé.
Luego ambos nos pusimos bruscos, como si todo este tiempo hubiésemos estado cada quien desde su esquina calmando las ganas, sin saber que el infierno podía ser compartido. Solamente voy a hablar de besos, aunque ambos hicimos cosas mucho más interesantes con la boca antes de terminar sobre la arena.