miércoles, diciembre 3

Y ahora puedes volver

-Ella es... es como... es.... imagina todas las luces apagadas, solamente una esta prendida. No un punto, no, una luz con una fuerza, con una fuerza que tienes que verificar para estar seguro que no hay más, que ella sola ilumina calles enteras. El mundo es mejor con ella. Es...es una estrella que todo mejora. El más hermoso contenedor de luz, color... La mejor musa que alguien puede siquiera imaginar.

-Entonces, en resumen, ¿vale la pena dejar de escribir por ella?

Él le da un trago a su vaso, lo deja en la mesa, mantiene la mirada baja, frunce el ceño juega con el vaso. 

-¿Lo vale?

Finalmente alza la vista, ve a la mujer que lo cuestiona. Mira que no es multicolor, ni brilla ni se le ha ocurrido un verso tan solo con verla.

Se va.

1 comentario: