sábado, diciembre 27

Curiosidades de madrugada

"Y mientras la abrazada pensó: 
"esto va a terminar mal". 
Pero no por eso la soltó, 
ni dejó de abrazarla."

Malinterpretarme es algo que se te da bien. Por eso creo que tú pensaste que yo quería que tu me salvaras. Pero yo siempre te pedí todas las cosas que quise, y eso nunca formó parte de la lista. Yo no quería una red de salvación, ni llevarte conmigo; yo estiré el brazo buscando una mano amiga, tu mano ayudándome a ponerme de pie para empezar a aprender a caminar, otra vez, de nuevo. Tú no entendiste, buscaste colores grises y alambre de púas para pintar una línea en el suelo imaginario, me pediste que hiciera de escalón mientras subías a tu nube de serenidad. Yo te ayude mientras tú hacías lo primero, o quizá la única cosa que te pedí que no hicieras: dejarme caer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario