jueves, noviembre 20

Let it go

Espero no ser la única que para ciertas relaciones, encuentra pretextos que suenan a motivos razonables. No se si eso sea querer o ser terco, más bien creo que uno desea que funcione. Pensando tal vez que todo mejorará y en definitiva, se ponen pretextos para justificar algo se cree vale la pena.

Mis procesos de desenamoramiento me parecen peculiares. En parte porque suelo empezar, cuando aún  hay relación. Me parece que el último se lleva el premio ficticio: desde antes de comenzar, cuando todavía ni me auto-admitía que me gustaba la persona, yo sabía cómo terminaría para mí. Por algo no lo quería admitir. Las segundas partes, queramos o no, tienen esa peculariedad de ser algo conocido. Pero busqué los pretextos, los pequeños hilos que podían mantenernos a flote, al mismo tiempo que intentaba no sujetarlos muy fuerte. También a mi me parece contradictorio lo que en el momento me pareció muy sano, el estar pero no realmente.

Tal vez era una mentalidad del tipo "para que nada nos separe, que nada nos una" que, por cierto, me cae algo mal pero, si quieren, luego explico eso. Tal vez esperaba que la persona me sorprendiera. Y lo hizo, pero de otras maneras. Finalmente, se volvió  innegable que él conmigo no es, ni sería, ni será feliz. No da para más y está bien, ya lo sabía, o sabíamos.

El día que nos damos cuenta que eso no da para relación, no es el mismo en que dejamos de querer a la persona; pero es el día que se nos terminan las ganas de buscar pretextos.

We let it go.

No hay comentarios:

Publicar un comentario