martes, septiembre 16

Recuento de daños

Las cosas como son: yo no soy ella.  No escribo poesía, ni la recito para videos en los que solamente se vean mis labios. Tampoco tengo una página para mis fantz, ni me tomaron fotos en diminuto vestido para mi foto de perfil. Nadie me ha descrito como mágica, menos me han felicitado el 21 de marzo diciendo "Felicidades en tu día, el día de la poesía". Tampoco sé tocar instrumentos musicales, ni me toman fotos en altas montañas. No me dicen que estoy hermosa, ni esperan por mí. No soportaría que esperasen por mí. Me dicen que les gusto, que me quieren, que me extrañan, que me engañan, pero que no me quieren lastimar. Me haré un tatuaje con esas palabras, para que combine con el que ya llevo en las venas. Me quieren ver sin ropa, y en traje de baño me dicen chaparrita, muñeca, flaquita. Ni siquiera entonces me dicen hermosa. Soy la del ratito de pasión, con la que entran al baño de un bar, o con la qe bailan pegaditos antes de darle besos. Soy la que llevan a la cama, no a la casa. No soy la musa, no soy la de para siempre, no soy por la que se arriesgan. No soy el cielo en el que van a brillar, no son mis estrellas, son mis cometas. O asteroides que sólo vienen a impactarse, para luego fingir amistad. Digo fingir, porque yo estoy fingiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario