lunes, agosto 11

Kozmic Blues

El día que me desperté para trabajar un turno de 11 horas, cuando mi normal es de 7, es el día que se me ocurrió escribir sobre otra escena en el ya declarado lugar más triste/hermoso del mundo.

En este momento puedo escribir sobre ello, pero no puedo. Se me ocurre entonces hablarles que ese mismo día, viendo fotos en mi teléfono, llegué a una sección con fotos de mi más reciente exLQHS. Me dio primero risa, porque ni son fotos del mismo día, ni estaban en la misma carpeta. Veía fotos por no tener nada que hacer y llegue a un montón de recuerdos. Bonitos. Agradables. Pero me dieron ganas de llorar por lo poético de comenzar el día pensando una escena en ese lugar, y terminar recordando otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario