sábado, julio 26

Just two people

La misma semana que una niña (10 años, creo) me preguntó si tengo amigas, un comentario en este blog me hizo recordar una vez, de esas raras en las que de hecho salgo (salgo, salí?) con amigas. Aunque lo intento, no me acuerdo por qué "terminamos" en un café/bar, a media tarde, hablando sobre fetiches, fantasías sexuales, cosas que haríamos y cosas que no haríamos.

Tampoco recuerdo detalles, sólo que una sí dejaría que la pareja le tomase fotos/videos; y la otra, no. Era/es una cuestión de confianza, porque claro mientras es tu pareja pues qué bien pero ¿y cuándo ya no? La verdad es que lo ¿correcto? ¿sano? sería que pues esas imágenes, o videos, fuesen borradas y ya ¿no? Aunque si no puedes confiar en que esa persona sólo las usará para sus momentos de calentura, mejor no dejar que lo haga. 

De cualquier manera, hablábamos de esto mientras en la mesa de al lado, de espaldas a nosotras, un sujeto disimuladamente escuchaba. Porque si hacer la silla para atrás, sentarse muy derecho y no cambiar la página del libro nunca jamás, no es disimular ¿entonces qué es?

1 comentario:

  1. Es que escuchar es muchas veces mejor que ver eh!
    La verdad es que creo que yo también hubiese estirado la oreja si hubiese estado a vuestro lado en ese café.

    ResponderEliminar