martes, junio 17

Panini

Personas como tarjetas intercambiables. ¿Recuerdan esa atracción de feria que es una foto, un mural, con personajes, la pareja, algún animal, y el hueco para que las personas pongan su cara y saquen su propia fotografía? Algo parecido. Antes de mí, la que nada tiene que ver conmigo, ni la ciudad de origen; luego, ella, la diseñadora y escritora amateur. Ahora... no sé. Escribo de ti porque así lo niego. Porque para esto son igual de intercambiables. Pedazos de imaginación, de ficción delineada por una realidad que ninguno de ustedes comparte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario