martes, abril 8

Uh huh

I.
Tengo "pretendientes indeseados recurrentes". Hay que entenderlo, son indeseados. Sin que sean los más guapos, ni los más feos, ni nada. Simplemente, no me llaman la atención ni para algo de una noche. Para tenerlos de amigos, sí; pero no quieren y así es la vida. O las personas. No es que yo no quiera nada con nadie, es que no quiero algo con ellos.

II.
Todos tenemos alguien a quien no le diríamos que no. No lo buscaremos, ni lo tenemos guardado como velita en un cajón, por si se va la luz; ni es nuestra debilidad ni es nada. Sólo... hay ganas y ya.

Yo, para mi muy sorpresa, tengo dos así. Con uno jamás coincido geográficamente, digo creo que en 5 años es lo más cerca que hemos estados y todavía son varios kilometros de por medio. Así que ese nunca va a suceder, solo en los sueños.

Juro que había conclusión.
además de: por favor, si se saben indeseables, ya dejen de estar chingando. Alguien más los va a querer, para siempre, "para siempre", para hacer de cada día un para siempre, para esa noche, para cuando haya ganas, para mamadas (true story!), o para no sé, algo. Un roto para un descocido y chingaderas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario