sábado, abril 26

Indestructibles

Volví a lo que no quería repetir, volví a caer en lo mismo. Y dirán que entonces sí quería, pero ¿qué sucede cuando no depende de ti, sino, total y completamente, de las acciones de alguien más? Tal vez sucede por pintar líneas amarillas que luego yo solita voy a cruzar, aunque ya sepa que por algo las pinté.

Pienso que volví a caer en lo mismo, mientras veo a Frank y Claire Underwood ser la representación, creo perfecta, de aquello que García Marquez escribió. Lo de "lograron ser amantes intermitentes durante casi treinta años gracias a su divisa de mosqueteros: infieles, pero no desleales." Esos personajes de ficción se cuentan todo, yo los veo y pienso que es más sencillo cuando alguien te escribe qué hacer y cómo hablar. También pienso qué tan difícil será de encontrar una persona así en la llamada vida real.

Ya al final, admito que no he sido una Penélope, mucho menos una Claire. Y por eso, quizás, volví a caer del lado equivocado del cuadro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario