martes, octubre 22

Ayer

Este post en mi mente está musicalizado por Disidente, ya luego me di cuenta que desde el nombre queda muy bien. ...Toma mis recuerdos, toma mis defectos (déjalo ayer), y toma mi nostalgia...

Ayer muy de repente me puse a pensar en mi abuelo. Estaba viendo "La Jaula de Oro". Es cuando no entiendo la crisis del cine mexicano, hay muchas buenas historias como esa, Paraíso, No quiero dormir sola, I hate Love, Heli, Acorazado... Claro que luego las menciono y, exceptuando "Heli" para los enterados de festivales (Cannes), y "No quiero dormir sola" para los enterados de Morelia, estas pelis no suenan. Estúpida distribución.

Volviendo a lo familiar, me acordé de cuando* estuvo en el hospital, de que mi abuela nunca fue a verlo y no la culpo, ni la culparé por ello. Es difícil, como familiar es difícil, ahora alguien que elegiste como tu One and only muchos años atrás... Los días qe estuve allá, dormí con ella porque "no he podido dormir ahora que tu abuelo no está". Escucharla decir eso no me partió la madre, pero ahora es como wooooooahh.

Hubo un día que los doctores decidieron que el abuelo ya no iba a mejorar, tampoco a empeorar jaaaaajaaaaaa, y entonces lo dieron de alta. De ese día recuerdo cuando llegó la ambulancia, que mi abuela se quedó sola con él, mi papá y mi tía lupe con un montón de medicinas, recetas, calendarios. Que yo me quedé también me quedé con él. No recuerdo lo que sentí, ni lo que pensé, pero ese ataque de tos está vivido en mi memoria.

Lo regresaron al hospital. En la noche, llevamos unas cosas para él y mi tía, le dije te quiero y buenas noches. Lo siguiente que recuerdo es mi tía llegando de madrugada, no poder creerlo, caminar el patio, tocar la puerta a mi papá, me abrió, me preguntó algo (qué pasa? qué tienes? qué? no sé), lloré más, me abrazó muy fuerte.

Siempre he creído que mi abuelo estuvo bien "conscientemente"** para poder ir a casa, a despedirse.



Tal vez por eso, pero no creo, es un pensamiento mientras escribo, estoy, se diría, obsesionada con las despedidas. Por que qué feo irte sin decir te quiero, o decir te quiero cuando deberías estar diciendo adiós. Que horrendo irte sin despedirte.
* Ahora me acordé de un año antes qe se qedó viendo Yo soy Sam, conmigo. Del dalmata que se murió "de tristeza" de que la única persona qe lo quiso ya nunca regresó. De las historias de las enfermeras que lo apreciaban tanto.
**Estaba en el hospital por una embolia, por eso las comillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario