miércoles, abril 10

Lets move on to-get-there


post 1, 2, 3, 4, 5:

La historia del diciembre que se terminaba en enero y terminó durando hasta marzo.

"¡No sabía que estabas en Culiacán!", dijo cualquier persona, en cualquier lugar, cualquier día de esos meses.

¿El primero en saberlo? Me Apendeja, claro. Desde principios de noviembre, de hecho. Uno necesita sus lugares firmes para pisar, sobre todo cuando no tiene ni idea de lo qe hará después. O sí, pero le da miedo. Mucho miedo. Tanto miedo que en lugar de arriesgarse, termina en lo seguro. No por darle todo el crédito, pero vaya "quebraderos de cabeza" que le tocaron, al ser casi la única persona en quien confió lo suficiente como para ponerme hablar acerca de lo que realmente está sucediendo.

Una ironía de hace días: este éste tumblr post. El día qe se posteó,  yo estaba  where I know you need to be (sic).

El hogar es fácil. Lo difícil, algunos días, es salir de la cama. O no salir en pijama a la calle, ni dejar de buscar trabajo aunque todo resulta en nada. En entrevistas, exámenes, y a veces en  círculos viciosos... And here's another funny part: No me deprimí, aunque parecía. Algunas personas creen que sí. Digo, podría estar mejor, pero no estoy mal. He estado mal antes, y les aseguro que yo estuve bien 95% de esos días. Estos días.... Siempre es más culpa de las hormonas, soy demasiado hormonal y ojalá fuese en un sentido nada que ver con "lloro, lloro, lloro por nada".

No encuentro manera de escribir "Lo más bonito fue cuando me recitaron a Vallejo, y creo qe lo eché a perder y no se va a repetir y... ". ..Ah.

Dentro de lo feo tenemos 2 noches de febrero. Una se resumen en "stupid me to believe that I could trust in stupid you". La otra, me hizo recordar que es posible no poder respirar de tanto llorar.

Y ¿de qué trataba este post?

En teoría, hay un 6to post de esto. En práctica, se resume: Todo lo que quiero es cerrar completamente el ciclo licenciatura, todo lo que ello implica, y seguir adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario