martes, marzo 19

Confieso..

Es horrible pero cierto, me gustaría romperle el corazón a alguien. Sé que no es bonito pero ya me harto estar de este lado. Dejar de ser velita y empezar a ser talón, eso.

Quiero ser la que cause las lagrimas, que sea por mí que escuchan una lista interminable de cursis canciones. Si se les da eso de escribir, también quiero que escriban sobre lo mala que fui, o que la culpa fue de ellos porque yo nunca jamás prometí quedarme por siempre. Lo que quieran, pero poder leerlo y saber la historia detrás. Decir que me gusta, sí "escribes muy bien", estaría perfecto.

Espantoso querer ser el motivo de las ojeras, los dolores de cabeza y el mal humor. Lo pienso y me doy asco... Pero sí, ha de ser gratificante saber que alguien en este mundo sufre por tu culpa. Ha de ser hermoso.

Además de todo, quiero tener la misma puntería que mis dolores de corazón: Re aparecer en sus vidas cuando más tristes, y, por tanto, más próximos a finalmente seguir con sus vidas. Decir... diría lo necesario para que sientan calor en el estómago, y más abajo, para ver si me dejan seguir pisándolos o si sacan voluntad del poco amor propio que aun se tengan. Terminar con ese amor propio también.


Es necesario que en la ecuación haya dos personas más. Yo, él, alguien que quiera estar con él aunque nunca se lo va a decir, alguien para mí. Extremadamente importante eso, para que le duele más cuando busque algo en mi blog, o en mi muro, lo encuentre y sienta un madrazo en el corazón pero no pueda evitar pensar que nadie le prometió nada, allá él y sus castillos construidos sobre falsos "mi amor".


El universo me debería dar el disque gusto de hacer todas esas cosas tan sólo una vez. Una de cal por las que van de arena ¿no? digo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario