domingo, marzo 24

Así fue

"No te puedo decir que para siempre, porque "para siempre" no existe, pero, sí te puedo decir que lo voy a intentar todos los días de aquí a la eternidad" 
Frase dicha en una boda de la telenovela Los Rey, mi gusto culposo. 


Me acuerdo cuando esa novela iba empezando. Bueno en realidad, lo que recuerdo es cómo se convirtió en mi gusto culposo: un capítulo a la semana cada n meses.

Hacer memoria es ensuciar los recuerdos/las vivencias.  Cuando revisitas esos momentos, ya sabes cómo terminó lo que tantos dolores de cabeza, te dio: si te fuiste, quedaste, diste más de lo necesario/debido. Resumiendo, si funcionó o solamente fue una raya más al tigre...  Al menos en teoría, ya todo debería estar resuelto.

No he visto ni un capitulo de la telenovela que sustituyó a Los Rey, pero sé que tiene joyitas como que la posible novia le dice al novio "aquí me tienes en tu casa, dispuesta a subir y hacer el amor contigo ¿y qué haces? quieres estar aquí y hablar. ¡hablar!  Si quieres buscarte una intelectual, adelante, porque yo soy así y no me vas a cambiar"... ¡JO-YI-TA-AH!

Tiene razón ella, ¿no? en el sentido de que, uno ya sabe lo que hay y la gente no cambia, mejor cambiarla por alguien que sí de la talla, que la gente los vea-conozca y diga "aquellos dos sonaba a broma, pero estos dos sí tiene sentido que estén juntos".  Me suena feo, pero sucede seguido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario