domingo, enero 27

Edificios



Te observo todo el tiempo, a veces hasta lo notas. Me quedo en la distancia viéndote como idiota y pretextando hablar con un amigo. En ocasiones volteas y me miras ni un segundo cuando ya has vuelto a tu vida.

Dije no quererte. Dijiste no quererme. Queda claro que uno lo hizo para lastimar y el otro para defenderse, difícil saber quién fue cuál.

No entiendo para qué quiero que me notes, te levantes, te acerques y me digas “regresa”. Para hacerte daño quizás: volvería a decirte no. 


Sólo lamente no poderte despertar, no ser tu encuentro.
(piel mortero)

---11/04/2012---

No hay comentarios:

Publicar un comentario