miércoles, diciembre 12

How to live here

Estaba chavita cuando me tocó vivir "sola" por primera vez. No sólo de edad, conozco personas que desde los 14 años o menos ya andaban fuera del nido familiar buscando un futuro, mejor ya que peor no se podía. Esas personas, ya todas mayores de 50, nunca dicen "sufrí". Vivieron, lo bueno, lo malo, lo solo, lo acompañado. Vivieron lo que les tocaba, y algunas cosas que no. Las admiro y ajá, mi papá va incluido ahí aunque él, igual de chavo, pero con 19 años.

Tenía 18 a días de cumplir 19, no pasa nada por pasar tu cumpleaños sin compañía. Desde que supe que así sería ya ni me importó cumplir años. Digo que estaba chavita porque, cuando recién sucedió ese cambio, todavía no re(re-re-re-re-¿re?) aparecía Me Apendeja en mi vida y yo crecí ya cuando él se volvió parte de.

Me acuerdo bien la primera vez que hablamos. Saludos normales, corroborar edades/diferencia de edad, (pensar que nos separaban muchos años JAAAAJAAAAAAAAA ...No Te Duermas es mayor que Me Apendeja, por eso me da risa ese pensamiento de chavita), y cashi shin querer preguntar de la vida amorosa, detalle que en su momento,... en varios momentos no hubo momentos por eso mismo jajaja. Era importante, casi tanto como decirlo desde esa conversación en apariencia irrelevante, dejar claro una cosa, nadie ahí estaba dispuesto a llevar una relación, de las llamadas serias/oficiales, a la distancia. Mucho problema ¿no?

Chavos que he besado en los últimos 2 años y 7 meses, deberían darle las gracias. Todo mi romanticismo se quedo en esa relación sin futuro, pero también ahí, paralelo a todo, nació mi "si tú quieres y yo quiero ¿por qué no?"

Con él sigo creciendo, no sólo lo sentimental. Es de las pocas personas que yo dejo entrar, quieran o no estar. También es de los que sabe decirme las cosas, sin decirlas, y de una manera que sí me hagan ruido. Motivarme sin decirme "tú puedes", y consolarme sin decir "no llores". Por eso mismo "lo suelto para que me agarre".

La primera vez que me tocó empacar, yo solita, todas mis pertenencias y cambiar mi lugar de residencia, estaba hablando con él, quejándome por eso y porque tenía tareas y no quería hacerlas y era algo taaaaaaaan sencillo! pero me gusta quejarme y con él tengo la confianza plena, aunque luego me sienta ridícula, "pero tú ya sabes que así soy" dramática, me responde, igual y es cosa de la edad, me dijo en una ocasión distinta.

(pedazo de plática:
i: todo tranquilo... no hay dramas ni nada
él: no hay drama? y eso?)

En esos momento si alguien me preguntaba yo podía contestar "¿Me Apendeja? (su nombre, obvio), es mi amigo y ya" y hubiese estado diciendo la verdad. No como unas semanas después, o como hoy.

La casa donde viví mis primeros meses en Morelia (Michoacán, México), no era perfecta pero las fallas tampoco eran gigantes. Aparte, mis housemates (2) eran agradables, cuidaban a la bebé de la casa. ¡Ah, pero no! la princesa quiere que todo funcione, ¿o sea? Que el boiler no tenga fugas, que el refri no haga escarcha, que alguien esté disponible cuasi esperando a ver "¿qué se le ofrece? ¿qué falla?" uhm, ni me acuerdo qué más, se me hace que hasta algo de "necesito mi espacio sin que me pregunten cosas" (me vuelvo a reír de chavita!ivie!) Aunque las housemates casi siempre decían que saliera más, y la dueña de la casa no se aparecía mucho como para verificar que las reglas se siguiesen al pie de la letra.

O sea pues, estaba chavita y se me hizo fácil, es todo

Casi al final de los primeros 3 años y 3 meses en Morelia, que al menos no ha cambiado el plan de que sean más años..., me estaba acordando de esa casa, que no era tan mala, que me hubiera gustado vivir ahí esos últimos meses, o sea todo el tiempo, y algunas cosas fuesen distintas (o tal vez, exactamente iguales).

No hay comentarios:

Publicar un comentario