miércoles, noviembre 14

Como en los erizos


Intentó jugar con las reglas sociales.  Una novia, una relación formal, nada de andar con otras personas… Lo intentó de verdad.

Es cierto, al principio pensó que podía estar con ambas, total ni siquiera vivían todos en la misma ciudad. Pero al pasar los días, al ir conociendo más a cada una, se dio cuenta de quien estaba enamorado y comenzó a pensar que no sería justo hacerle una de esas tonterías que siempre terminaba haciendo. Terminó con la que no quería, al menos no de esa manera como para ser novios, y se le declaró a la que sí quería.

Volvieron dos semanas después. Ella sabía que tenía novia, sólo que no parecía importarle. La novia claro que no sabía nada, no había motivo para eso.  Y así todos eran felices.  Tal vez si algo hubiese salido mal entonces hubiera considerado que las reglas estaban ahí por algo.

Casi dos años y medio de relación, cuando la novia le dijo que hasta ahí llegaban. ¿Se enteró de algo? Hace mucho, casi un año, y no había cambiado lo que sentía por él. ¿Entonces? 

Nada, que a veces 1+1= 3, funciona. Pero 1+1=4, obliga a aceptar una realidad  triste para la mitad, indiferente para un cuarto, y de éxtasis para el sobrante.

… ya sabéis 

Los hombres un día sintieron sufrir 
Y quisieron compartirlo 
Entonces se inventaron el amor 
El resultado fue ya sabéis 
Como en los erizos

N.V.

Esto de alguna manera está ligado con  Parallels

No hay comentarios:

Publicar un comentario