viernes, mayo 25

Una entrada confusa


Inclinado sobre el río de su consciencia se pregunta si ese rostro que aflora lentamente del fondo, deformado por el agua, es suyo. (Laberinto de la soledad, Octavio Paz)

Este es un ataque de honestidad sobre un tema que rara vez es tocado abiertamente en este blog.

2012 es año electoral. Está sucediendo algo realmente insolito: sociedad dejando de lado la apatía y puede que incluso sus problemas personales. Motivo: están hartos. De tradiciones, de medios, candidatos, promesas, pobreza, muertos, todo.

No es que continué apática como hace meses, pero eso no es el primer pensamiento en mi lista.

Les parecera extraño, sobre todos a los contactos de facebook, pero el amor tampoco es lo primero. Hay un detalle que presentí hace muchos años y que de alguna manera ha sido confirmado por cada relación (al menos de los últimos 3 años). Terminaré siendo madre soltera, que hace todo por su hija y la niña quiere más al padre.

Así que realmente no me importa lo que suceda. Claro, hago drama, pataleo, lloro y demases ¡porque soy muy nena!. Sé cómo va a terminar, y ajá quizá yo solita saboteo todo en la busqueda de que ese, y no otro, sea mi futuro. Probablemente. Contraria pero compatible con lo que pensé hace algún tiempo, yo no estoy buscando al TEH ONE (el padre de la bebé? De preferencia yasabemosquien pero de ser así... No Te Duermas dijo algo que recuerdo como “cuando estés lista para ser madre soltera, llámame”) 

Me imagino que la mayoría leyendo sabe que en agosto terminó los estudios universitarios. Sabemos que hace 5 años me imaginaba un futuro infinitamente distinto a este. Eso, y experiencia de amigos, familiares, extraños de internet, debería bastar para (pinche) decir “no voy a planear nada, al final todo sale a como el puto destino quiere”.

Pero no.

Estoy más que paniqueada, con peqeños ataques de histeria, haciéndome bolita en la cama abrazando mi pony y comiéndo chocolate mientras escucho a Mi bandita (la única que me calma, que me deja sonriendo a pesar de no ser canciones felices).

No tengo la menor idea de lo que voy a hacer y me paniqueo más cada que algún amigo me cuenta con lujo de detalle sus planes. Soy tan buena amiga que una partecita de mí, ni tan chiquita, les desea que algo salga mal, jum!.

Casi nadie ha entendido cuando digo que no siempre “querer es poder”. Sí pues, yo quiero trabajar en algo relacionado con mi carrera. Pero, eso queremos todos, y si bastase con eso pues las tasas de desempleo serían totalmente distintas.

Tienes que quererlo mucho para soportar todo lo que implica. La competencia, los horarios, los pagos, la pinche chinguita. Realemente y aunque me choque pero le tengo que dar la razón a GGM (flashback a Me Apendeja diciéndome como todo mundo cree que por estudiar estas carreras te tiene que gustar a fuerzas ciertos autores y pues no) con su “nadie que no haya nacido para esto” puede soportarlo. Me imagino que aplica para todas las carreras ¿no?.

Tengo un trabajo soñado. Y sé que no será ni el primero, segundo, tercero... vamos, tal vez nunca lo tenga y lo digo con una sonrisa. (por eso no diré qué es, sólo Me Apendeja lo sabe porque pues bueno, él sabe todo pues).

En esto de las obligaciones autoimpuestas y que espero cumplir orgullosamente todas (traducción: espero ciertas dos personas de quien tomo un apeído estén orgullosas de mí), resalta una que dice “dejar de vivir de papi en 8 meses después de septiembre”. O no vivir taaaaaan dependiente de papi. Monetariamente y... yo siempre salgo corriendo, tan literal o figurativamente como me sea posible, hacia él cuando las cosas no van de acorde al plan. Tengo que dejar de hacerlo porque un día (lejano, lejano, lejano!) ya no voy a poder.

Todos los hombres que me han gustado, los 2 que he amado, comparten algo con mi papá: el hecho de que sus problemas son suyos y de nadie más. Aunque se estén ahogando y no sepan que onda, lo van a resolver ellos y luego contarme cómo resultó todo. Odio eso de los hombres que he querido... pero es lo que le aprendí a mi papá después de todo. Así que sí, tengo que dejar de correr a que él resuelva todo.

Sólo que no tengo la menor idea de cómo haré eso. Necesito un trabajo, por eso digo que mi primer trabajo no será el soñado. Tal vez, probablemente, terminé siendo uno agotador físicamente y que pague sólo lo suficiente para mal vivir y esas cosas. Alguien me preguntaba si quiero trabajar, olvidando que, al menos en mi mente y planes, no tengo la opción de decir no. Nadie está diciéndo que dejará de apoyarme, yo estoy diciéndo que quiero probar(me) que de verdad puedo hacer esto.

Pero sigo sin tener una pista de cómo, o dónde, o qué.

Y todo esto es lo número 1 en la lista de prioridades y preocupaciones. No las elecciones, no el amor, ni los amigos. Esto. Yo. Future ivie when past/present ivie is still wander&wondering around, completely lost.

(eh la familia es como una especie de Zero above all)


No hay comentarios:

Publicar un comentario