martes, marzo 20

Naufrago


La vocecita en tu cabeza te repite que Emma y tú están locamente enamorados,  Marissa es sólo una amiga más. Dicen que treinta y nueve mil repeticiones de algo, lo convierten en realidad.  

No parece ser una de eses ocasiones.

El simple hecho de saber que la verás, aunque no vayan a estar solos y con la probabilidad de que ella no quiera verte, te emociona y te dan nervios de los buenos. Ya ni se diga cuando están juntos. La verdad es que te da miedo porque te acuerdas que así te sentías con Emma al principio cuando no eran nada.

Bueno, todavía no son algo pero al menos ya sabe que te gusta, y tú a ella. Uno de los problemas es que Emma es muy vulnerable, todo le afecta. Su familia, amigos, ex novios; todo forma parte del saco sangrante que es su corazón. Por ello te pidió tiempo, para pensar, para aclararse, para no sentir tantas dudas.

Le podías decir que no pero la quieres tanto que por ella esperarías una vida. Algo así dijiste y por aquellos días Marissa no formaba parte de tu vida.

Cliché juvenil número mil: extraños que se conocen en una fiesta y se enamoran. No que tú estés enamorado de Marissa pero… no sabes. No sabes mas allá del hecho de que poco a poco, a base de convivir, en la bola de amigos o solos, se fueron acercando y entonces nacieron estos sentimientos que no quieres nombrar.

Mientras tanto, Emma continúa con su necesidad de tiempo y espacio. Has intentado teléfono, Facebook, Messenger, teléfono de nuevo; y nada. No hay respuesta. Solían hablar durante horas y ahora, luego de haber confesado tus sentimientos, es como si la tierra se la hubiese tragado.

Una semana se vuelven dos y sientes ganas de llorar por cada respuesta no obtenida. Marissa se acerca cada vez más, no de una manera forzada que te haga sentir obligado. Lo vas viendo de a poquito, lo buena que es. Sobre todo, no hace nada de lo malo que tu enamorada sí.

Un día te despiertas y te das cuenta que la cinta ya cambio. Te gusta Marissa. Mucho. La quieres. Y a ella le gustas tú. Si Emma te quisiera todo lo que dice quererte (algo que Marissa no ha dicho), entonces ya estuviesen juntos ¿no? Sin pretextos.
Decides entonces con quién quieres estar.

Se verán esa noche. Te ha mandado un mensaje “tengo muchas ganas de verte ya! Y :$ te vi hace… 3 horas?”. Has respondido “si eso está mal, estamos mal los dos :D”.

Seguramente, cupido tenía un trabajo más sencillo cuando no existía el internet. Te viene a joder todos los planes que, casi tres semanas después, Emma por fin da señales de vida. Te saluda en Msn y es raro porque un segundo antes de eso pensabas en Marissa, y ahora casi se detuvo tu corazón.

-Oye, gracias por los mensajes  :D

¿De verdad eso dice?

-No había tenido tiempo de contestarlos pero siempre estoy pensando en ti. ¿Piensas en mí?

¿Será más increíble sus palabras o tu diciendo: –Todo el tiempo … -¿Real?

-Disculpa por estar… bueno no sé cómo =(

-Tan poco disponible?

-u.u. Pero pienso en ti y te quiero muchísimo!!!!!!!!!!!!!11 te extraño montones!

-… aaaw, Emma… yo…

-Te quiero, t quiero, te quiero!!!!!!!!!!!!

Suspiras casi tan fuerte a como aletean las mariposas en tu estomago.

Tomas tu celular. Vuelves a ver la pantalla de la computadora. Unos te quiero esperando respuesta, una persona esperando verte en unos minutos… Decides. Para bien y para mal, decides.

 “Marissa… lo siento… no…  no siento lo mismo que tú”. Lo apagas porque tu consciencia no podrá soportar la respuesta que eso genere.

En msn: -YO TE QUIERO MÁS!!!!!!! Para toda la vida Emma. Tú y sólo tú <3

--FIN, por ahora.
Con dedicatoria, igual que incendios. WAIT! Dedicado igual qe incendios pero NO para la misma persona. 
Canción Siddhartha  - Naufrago.

1 comentario:

  1. el corazón, ¿alguien lo entiende?
    no lo sé, pero es así.

    :****

    ResponderEliminar