martes, enero 17

Ode to a dream


Tengo una teoría que no es mía. Pero he comprobado.

Dice que puedes disfrutar del sexo con casi cualquier persona, sin obviar el hecho de que sientes todo más cuando la persona sabe qué carajos está haciendo. Y cuando se quieren mucho también. blablabla no estoy para hablar de amor gente ¬¬ esperen a que llegue el siguiente novio. Esperen sentados. Con palomitas. Y sentido del humor.

¿decía?

Aunque usemos "dormir con alguien" para decir "quiero acostarme con alguien", son cosas distintas y no sólo por lo que haces. Si no que dormir, a gusto, no con cualquiera. A veces ni con el novio.

No sé si tendrá algún sustento psicológico y no lo voy a buscar. Me parece obvio decir que es todo física y química y los hábitos nocturnos de cada persona. Si te mueves más, o menos; si aguantas estar abrazado (hola ex!), si te robas las cobijas y la otra persona no puede dormir sin (hola, otro ex!); o... o si te despiertas cada hora a patear a la persona (de nuevo, hola ex).

No sé...
muchas cosas...
pero de verdad que así lo he llegado a comprobar. Qué tanto quiero a una persona basada en qué tan a gusto duermo. Lo mucho que hemos dejado de querernos según cuánto nos pateamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario