martes, septiembre 6

Una vez más

Las vacaciones sirvieron para descansar de una manera que casi nunca me permito. Completo no pensar, mucho menos sobre-pensar. También fueron las vacaciones de comenzar a aprender a manejar (y cómo no irse al monte, y cómo no caer al río. y cómo no chocar así te quedes a 10cm del otro carro -miedo!-). Me di cuenta que efectivamente, Ahí terminó, ahí empezó (me encanta mi boca de profeta*)

Mucho ver tele, poco leer. No fue suficiente la música porque nunca lo es, volví a casa feliz de tener mi compu tan llena de música que hasta Radiohead le cabe. Tampoco es suficiente el tiempo con los amigos.

Cuando uno se muda, aunque lo haga solo por unos meses, es demasiado típico pensar que los amigos no sólo seguirán con su vida, sino que se olvidaran de uno. Tal vez pensamos que ciertos recuerdos actúan como grilletes y por eso hay que dejarlo ir, o reemplazarlos con unos incluso más pesado pero por lo menos cercanos. Por eso es bonito constatar que no, que los cariños, los que son de verdad, ahí siguen. Que te peleas con la gente que has peleado toda la vida, y los malos tratos cariñosos también siguen.

Y bueno, otra cosa linda de estar "entre dos tierras" (o tres) es que ese sentimiento se repite cuando te vas y cuando vuelves. En ambos casos (y en el mejor de los escenarios) estás regresando a algo.

ah! y en vacaciones cumplí 21 años!

y lo más seguro es que no me vean así de elegante ni en mi graduación





Notas:
Hoy cumple un año Is all full of love? realmente no recuerdo por qué lo leí la primera vez pero me resulta fácil saber mis motivos para continuar leyendo y llamándole mi blog favorito.
*Removiendo papeles, me encontré un plan de vida hecho en segundo de secundaria. Me dio mucha risa leerme diciendo "aay quiero algo en la tele!! o radio". De verdad de ese plan lo único que sigue vigente es lo de "no me veo casada la verdad, igual con una hija sí y novio también, puede que sí... pero ¿casada? la verdad no".

3 comentarios:

  1. Ay mujer, yo no sabía cómo se sentía eso de estar lejos tanto tiempo hasta que comencé a vivirlo, eso de sentir que la vida sigue sin ti y que cuando regreses nada estará como lo dejaste, el miedo a que tus amigos encuentren a otros y se olviden de ti, como diciendo ¿pa qué te fuiste huey?, y la soledad es la más cabrona de todas, cuando estás tan lejos y te sientes solo ya valiste madre, todo se te cae. Cierto, los verdaderos amigos son los que siempre estarán para recibirte cuando vuelvas.
    jojo ya estás viejita che! salutaciones!!!

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo tanto... Pero como dices, lo bueno es que siempre tienes algo a lo que volver y algo a lo que irte.
    Me alegra que hayas disfrutado de las vacaciones y retomado fuerzas. Se te ve muy feliz y bonita en las fotos! Y un año más mayor ;). Aw :*** ♥

    ResponderEliminar
  3. Y nada estará exacto como lo dejaste, pero tú tampoco serás la misma. Y de todas maneras ahí estaré para los últimos 8 meses de universidad contigo :) Te extraño!

    Emily... GRACIAS :)

    ResponderEliminar