lunes, septiembre 26

My favorite lie

noviembre 2010
- Hola. Adiós. Convencionalismos de la sociedad. Vas por la calle, ves a un conocido y te tienes que detener y decir hola. A menos que tengas unas buena excusa, claro. “Ay es que tenía prisa, ay es que pensé que no eras, ay es que iba escuchando música y...bueno, ya sabes, ignoro al mundo”.
Es molesto. Por lo general. Por que claro, con esas personas nunca tiene uno de qué hablar. Si tuviera que decirles, no serían conocidos que me encuentro un día por ahí, ¿no crees?

-Supongo. Sabes que también cuando te quedas de ver con alguien, es lindo que llegues saludando y no haciendo corajes por lo que la sociedad espera que hagas.

-Ay, amor, estamos tan lejos de esas tonterías.

-¿Qué tan lejos?

-Lo suficientemente lejos como que yo llego a tu casa y en lugar de decir hola y darte un beso en el cachete, te abrazo nada más para que tú tengas la oportunidad perfecta de quitarme el bra. Mejor, ¿no crees?

-A lo que vas.

No siempre ha sido así. Antes, cuando tenían una relación; cuando intentaban tener una relación de verdad, se saludaban y hacían las mil preguntas que en realidad a nadie le interesan.

-¡Hola! -Hasta el día de hoy, medio año después de haber terminado, Julia se sigue preguntando si era emoción real o sólo la ebriedad del enamoramiento que va comenzando.
-¿Cómo estás?
-Bien ¿tú?
-Extrañándote. Mucho.
-¡Ya sé! Tengo tantas ganas de verte.
-¿Para hacer qué?
-Nada, bebé, sólo estar contigo.
-Yo igual.
(y luego)
-Bueno bebé, me tengo que ir. Hablamos al ratito.
-=(. Pero bueno sí, al ratito te llamo o algo. Te quiero, chiquita.

Eso ya no es lo que ellos hacen. Ahora es algo mucho más directo y menos hipócrita.

-¿Estás? -Eso sí, invariablemente Julia siempre saluda primero. Es raro cuando César se toma la molestia. Ella tiene la teoría que sólo lo hace cuando se aburre en extremo. Se aburre y quiere hacer algo a la de ya.
-Te traigo ganas.
-uhmm.
-Ven para que te vengas.
-No puedo.
-¿Por?
-Planes con mi novio. Mañana, ¿va?
-Va.

Así funcionan. Y nunca se despiden. ¿Qué caso tendría?

Puede decirse que es raro. Su relación duró cinco meses, y medio mes después de haber terminado ya ambos tenían nuevas relaciones. Casi empezaron el mismo día, incluso. Las diferencias eran pocas pero muy significativas. Por ejemplo, a la semana de haber comenzado su nueva relación, César pasaba días enteros con Darla, su novia, y todo mundo sabía que ahora ella era la luz de sus ojos, como un día lo fue Julia. Mientras tanto, Julia apenas y salía Daniel, casi nadie sabía que ya tenía una nueva relación y mucha gente pensaba que seguía llorando por César. César ya decía amar a su novia. En cambio Julia lleva 6 meses y aún le cuesta trabajo dar un “Te quiero”. Otra pequeña gran diferencia. La relación de César, de la que nunca habló ni hablara con Julia a pesar de ambos saber sobre ella, duró solamente 4 meses.

Cuatro meses en los que ellos se vieron, por lo menos, cinco veces. Siempre para lo mismo. Para la parte del otro que aún les interesaba. Por eso a veces Julia quiere terminar con Daniel. Cargos de consciencia.

Luego lo ve. Lo besa. Se cuentan tonterías. Se ríen. Se pelan. ¿cómo podría terminar algo tan bonito? No puede. No se le da eso de terminar con las personas que le gustan. Por eso se acuesta con César y a la hora siguiente está con Daniel, sonriendo cuando dice quererla mucho y que espera nunca de fin su historia.

Daniel no sabe de César. César sabe de Daniel pero sólo finge ponerse celoso. Mientras ella siga yendo a su encuentro, quitándose la ropa y cumpliendo las fantasías que no alcanzaron a cumplir en esos cinco meses de ser novios; todo lo demás no le interesa.

¿Y Julia que quiere? Casi nada: hacer lo que la haga feliz y ya. Casi todo: besos y alegrías con Daniel. Besos y caricias con César. De poder ser, sexo con César y hacer el amor con Daniel. Es todo lo que quiere.



---
*lo encontré revisando el blog privado... Lo leí, sonreí. Vi la fecha, lagrimitas invadieron mis ojos.
*En realidad yo sólo quería escribir de lo tonto que me parece eso de hola y adiós. Un poco porqe es raro que yo lo haga en msn. Sólo abro conversaciones cuando necesito algo jaja y eso es lo primero: oye tienes blabla. (y nunca paso un día sin qe alguien me diga "ya ni saludas")

*Siento que en septiembre llené el blogcito de ficciones, Chilo :)
*Ya casi un año... más lagrimitas.
*Me va a faltar poner 2 etiqetas....

2 comentarios:



  1. (y no sé si reír o llorar...)

    ResponderEliminar
  2. Si sigo recordando, yo voy a llorar. Me río de pensar el tiempo que le tomó a mis ojos dejar de ahogarse por uno, y me pregunto si para el otro necesitan el mismo tiempo; entonces me río y lloro todo junto.

    ResponderEliminar