miércoles, julio 20

Eso sí dolió

-¿Quieres hacer algo saliendo de aquí?

-Ay, nena, me encantaría... pero...

-Tienes planes. Está bien, enserio, no pasa nada.

-Es que... saldré con alguien.

-¿una cita? iuuuuu ¿quién es?

-Es... en realidad, es mi ex.

Pocas cosas le caían tan mal a Cristina como las personas que volvían a salir con sus ex novios. Por algo eran ex ¿no? Si estuvieran tan bien juntos, no habrían terminado. Sin embargo, ahora hablaba con la única amiga que había podido hacer en 4 sábados de cursos de regularización. No podía y no iba a cagarla. -¡Oh! ¿reconciliación? ¡Qué bonito!

-Andamos viendo jejeje no sé, se ha portado tan bien ultimamente, tan atento.

-¿Lo quieres?

-Creo que sí.

-Adelante entonces. Ya, luego, el otro sábado me cuentas qué paso.

-Seguro.

Así que sábado, las dos de la tarde, con hambre y sin plan. ¿Qué haces cuando no tienes plan? Llamas al que casi nunca te dice que no.

-Hey, ¿quieres ir a comer... o algo?

-Jajaja ¿y eso tú?

-No sé. No hay nadie y... tengo antojo de sushi, ¿vamos?

-Tengo una cita.

-¿Neta? -Ok, no era tan sorprendente ¿no? Salían juntos, se besaban, se tocaban y se cogían; mas todo eso no quería decir que no pudiesen hacer esas cosas con alguien más -Es que no sabía que andabas otra vez de galán, es todo.

-Yo sé que no sabías.

-¿La conozco?

-Nop.

-Raro. ¿Por qué no? ¿ni en fotos?

-Ni en fotos. Es que te dan celos.

Silencio. ¿Sorpresa o broma?. Broma ¿no? Tenía que ser, no podía ser que -¿¡VAS A SALIR CON TU EX!?

-Bien que sabes.

-¡Posoye! Su época fue mi etapa de ¡TE QUIERO PARA MI!.... Amigo, las ex ¡POR ALGO! Son las ex.

-Tú y tus prejuicios.

-Pero tengo razón, si las cosas fuesen tan pinche buenas, no terminarían ¿no?

-También soy “ex” tuyo, niña.

-Ay. Ya. Es distinto. ¿no? Ni te quiero, ni me quieres. No es igual.

-¿Cómo sabes que la quiero?

-Porque cuando le traes ganas a alguien no dices cita, dices ver películas o dar la vuelta. Cita es... En fin, ya sabes ¿no?

-Celosita.

-No es eso carajo. Es que neta los ex, ex se quedan. Son relaciones condenadas al infierno.

-jajaja Exagerada. Oye, se me hace tarde.

-Sí, ya. Que te diviertas pues.

Termina comiendo con su madre en casa. Se llevan de la chingada y ni una simple comida, de menos de treinta minutos, pueden tener sin discutir. Fea mañana y horrible tarde que arregla yendo a pistear por la noches. Regresa muy de madrugada y ya no le interesa el mundo.
---
Sábado siempre llega pronto cuando tienes que ir a la escuela. No le gusta, pero por pendeja está ahí. Por no saber química, por mejor irse a coger con su ex que ponerse a estudiar y por no copiarle a la nerd. Se lo ganó. Todo lo que le pasa, bien merecido que lo tiene.

-¿Te acuerdas que te dije de mi ex?

No. -Claro.

-Ya es mi novio de nuevo.

-¿En verdad? ¡Qué genial!

-Lo sé. Estoy feliz la verdad. Estoy feliz con él.

-¡Ah!, me alegro. -Y era de verdad. El tipo podía ser ex y la chingada pero si hacía sonreír tanto a su amiga, pues algo de bueno tendría ¿no? -A ver si me toca conocerlo ¿no?

-¡Sí! Deja te enseño una foto.

Cristina era tan pendeja que no sabía ni sumar 1 más 1. Esas cosas se aprenden a la mala, mientras tu amiga te enseña una foto de su novio, que hace una semana era su ex, que era ex de las dos.
---Fin
Este vendría siendo el cuarto cuento o escrito de la antología Amor-Odio, que aunque parezca NO es exclusivamente sobre la Alta Fidelidad:

  1. Black
  2. Black II
  3. Nunca es nunca

1 comentario: