sábado, abril 2

No quiero convencer a nadie de nada (Sabines)

 A base de topes contra paredes, caídas desde paraísos y más de un litro de lágrimas, es que llegué a las “conclusiones” que han leído en este blog. ¿Siempre buena onda? Neeh ¿Contra las ex de  ESAS? Tampoco. Uno va viviendo, aprendiendo y, en ocasiones, cambiando de opinión.

A veces me pongo a buscar motivos para no ser buena onda, o para ir con alguien y decirle que lo quiero bien. Las críticas no cuentan :). Más bien, en días recientes el destino ha querido que vea lo que ya viví en carne propia. Corazones sangrantes, lágrimas traicioneras, maldiciones contra quien, pocas horas antes, provocaba los más bellos sentimientos. No quiero eso. Quiero ser feliz. No quiero estar como mis amigas, oh sí ahora hasta tengo amigas ¿creen? Yo no pero ahí están.

Relaciones largas, malintencionadas, abiertas, sin razón de ser, libres, cortas, desgastantes, hermosas, con título, asfixiantes... Las he tenido todas, no quiero repetir, no por ahora. ¿Para qué? Corazones malditos, ¡por algo se llaman así! Es eso o Ángeles educados (como la canción de La Gusana Ciega que dice: Ángeles, demonios, qué serán?... es como decirnos cosas sin pensar El filo de tu lengua pudo más... Fueron tus ángeles educados los que me hicieron llorar... me hicieron llora-ah-r)

No es que esté enojada con la vida, o que “no me vuelvo a enamorar!” Ay, para que la jugamos si soy bien enamoradiza y me encanta sentir que quiero a alguien, aunque no sea de verdad. Soy de los amorosos, en la ligera línea entre Casanova (según Sabines: pretende de verdad enamorar y ser enamorado.) y Don Juán (Quiere acostarse con una mujer, olvidarla y pasar a otra)    Si no fuese buena onda, lo tendría más claro. También dice Sabines que En general, si a una mujer le gusta un hombre o si a un hombre le gusta una mujer, tarde o temprano sucede lo que tiene que suceder. Ese hombre era un sabio, qiero uno así para mí!

Decía, no estoy enojada con la vida. Es comparar cuando era "Soltera pero nunca sola" vs ahorita y, sorprenderme, de qe soy, estoy, ME SIENTO, mejor como "soltera buena onda y ya".

No es para cualquiera. En No strings attached, cuando su hermana le dice que se va a casar, también le dice que si ella quiero estar sola, muy bien, pero que ella no es así. Ella quiere amor y casarse y ser feliz. Es lo importante ¿no? Estar bien uno, a como uno se sienta a gusto, no a como el vecino quiera que seamos.

No es para cualquiera. Yo hace un año hubiese dicho que jamás. Hace un año (poco más, poco menos) cuando estaba enamorada... (editado y borrado todo lo demás, afortunados los qe leen mis post sin postproduccion -lasMamadasGooei!-)

No quiero convencer a nadie de nada. Tratar de
convencer a otra persona es indecoroso, es atentar contra
su libertad de pensar o creer o de hacer lo que le dé la
gana. Yo quiero sólo enseñar, dar a conocer, mostrar, no
demostrar. Que cada uno llegue a la verdad por sus propios
pasos, y que nadie le llame equivocado o limitado. (¡Quién
es quién para decir "esto es así", si la historia de la
humanidad no es más que una historia de contradicciones y
de tanteos y de búsquedas?)

Si a alguien he de convencer algún día, ese alguien ha de
ser yo mismo. Convencerme de que no vale la pena llorar, ni
afligirse, ni pensar en la muerte. "La vejez, la enfermedad
y la muerte", de Buda, no son más que la muerte, y la muerte
es inevitable. Tan inevitable como el nacimiento.
Lo bueno es vivir del mejor modo posible. Peleando, lastimando,
acariciando, soñando. (¡Pero siempre se vive del mejor modo
posible!)

Mientras yo no pueda respirar bajo el agua, o volar (pero de
verdad volar, yo solo, con mis brazos), tendrá que gustarme
caminar sobre la tierra, y ser hombre, no pez ni ave.

No tengo ningún deseo que me digan que la luna es diferente
a mis sueños.

(las otras citas de Sabines yo las tengo en una antología. Las puedes leer aquí

1 comentario: