miércoles, abril 6

Adios, Clementine

Why won't somebody send a tender blue boy to cheer up little girl blue?... Maybe I'm too young to keep good love from going wrong. ... Fall into you it's all i seem to do/ Because I want you ... Do you wanna? I know you wanna make love to me... how sinister and how correct... Luego nos volvimos extraños... Te brindé la mejor de las suertes yo me propuse no hablarte y no verte... que difícil es guardar la distancia adecuada... Cómo olvidarte si te pienso todo el tiempo... U_uh, la soledad despierta, entre las ruinas, tu cristal... Not gonna lose you/can't let you go/ Too important to me... Sé que me harás llorar... I know that I ain't very bright just to tag along. Oh, but right or wrong, I'm his and I'm here and I'm gonna be his friend or his lover...  And with every kiss I resented you because your feelings never got in the way... Y yo que he dormido a tu lado puedo afirmar que hasta las pequeñas discusiones fueron contigo algo incréible.

Podría seguir, poner mil canciones más, mil160 más dice itunes. No tiene caso. No porque no vayas a leer, o escuchar; es que sería más fácil encontrar una canción que no me hable de ti. Se me ocurren dos Howling for you (Black keys) y Fall of Rome (The BottleTop band, que, por cierto, AWESOME band name!)

Todavía mejor fuese no tener las fechas impresas con fuego en la memoria. Algunas duelen, otras me hacen reír. Casi podría jurar que me hacen gracia las que originalmente me hicieron llorar, no estoy tan segura y prefiero no hacer el recuento mental ¿me entiendes? Tú sabes, sabes que yo tristeo, me disgusto y hago drama. Lo sabes ¿no? O quién me puso a escuchar una que dice you can bitch, you can cry, you can moan... but let's rock!

(Me da risa cuando la gente dice que yo nomás puro rock. Dos verdades como edificios: Soy rock y nunca me enamoro)

Música. Lo que me queda siempre es música. En más de un idioma, más pop y comercial que nada. Ni siquiera tú, música y ya.

3 comentarios: