miércoles, marzo 30

Live alone

“Todos” los veinteañeros se quieren mudar, yo los miro con cara de “estás loco” y les digo “ESTÁS PENDEJO”.

Sobre todo los que no cocinan, ni lavan, ni ordenan, se quieren ir de casa de papá. ¿Para qué putas? Quesque la libertad, disque se asfixian y viven peor de vigilados que reos. Ay aja.  Sí, está chilo llegar, digamos así al tanteo, a las 3am de un lunes luego de una fiesta en, por decir cualquier parte, Guadalajara. Y simón, tener la música tan fuerte como quieras sin que te digan nada o la tele prendida sin que te vean feo. Está chilo eso.

Lo que no está chilo es tener que vivir con un presupuesto (aunque sigas siendo mantenido, sigues teniendo uno. Digamos que en casa paterna también, pero no te enteras). Procurarte las 3 comidas diarias (para las cuales, además de prepararlas, tienes tú que ir a comprar lo necesario. Sí, tú, que cuando acompañabas a tus papás al súper te dedicabas nomás a echar cosas al carrito); y que no te falte ropa, de mínimo, para ir a la escuela/trabajo.

Tú, que no puedes evitar que tu cuarto parezca zona de guerra durante 6 y medio días a la semana, pretendes hacerte cargo de tu cuarto, sala, comedor y cocina. No digo impecables, digo por lo menos que pase la prueba “visita de los padres”.

Ok, supongamos que eres de los ordenados que aprendieron a cocinar, que tienen un “algo” contra los gérmenes y que hasta armar muebles saben. ¿A dónde te vas? (Nota: si haces todo eso, eres soltero y de Morelia: Holaaaaaaaaaaaaaa, enfermero! ;D tú te vienes conmigo, por favor!)

Compartido con amigos suena a Mejor Opción en la Vida. O la que más delata que eres un “homo videns” (existimos! Existimos!) Pero no falla, y hasta Friends lo dice, siempre hay un roto para un cocido. Tú sí la haces, tu amigo no. Shame, shame, shame! Sin embargo, es tu AMIGO. Nimodo que lo corras ¿o sí? Mejor decir que has madurado de más en menos de un año y que estás listo para vivir solo.

Otra vez la odiosa tarea de empacar. Bueno, seguramente les ha tocado leer mis estados en facebook antes/al final de unas vacaciones. En caso de que no, lo repito: ODIO EMPACAR. Soy pesíma, y muy buena a la vez porqe logro meter hasta lo qe no cabe.

Desde que te sales de casa de tus padres, sabiendo que tu nuevo “hogar”, a menos que sea una casa de igual tamaño, no tendrá espacio para todas tus porquerías acumuladas. ¿Qué llevar, qué dejar? SPOILERS NADA RELEVANTES PARA LA TRAMA DE BLUE VALENTINE, AQUÍ A CONTINUACIÓN!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!111111111111111111!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!11111!!!!!!!!!!1!!!!!! Me dio mucha ternura en Blue Valentine cuando mudan al viejito y Dean ve que ahora nomás tiene un cuartucho para todas sus cosas. Que se pone a pegar cosas en la pared y a “ocultar” cosas no tan vitales. Todo cabe y el señor hasta alegre se ve de no tener que deshacerse de nada. Claro que luego... ay u__u nada, película que le hace honor a su nombre después de todo T_______T

Luego te pasa como a mí. Deje chingos de pelís y libros y “siempre” tengo momentos “aah ese ___ está chilo, debería leer/verlo de nuevo... ah, que no, que está en Culiacán >.<” Cada que voy me traigo algo que luego nomás está ocupando el poco espacio y haciendo que todo se vea más desordenado de lo que es en realidad. ¿Por qué seremos tan apegados a las cosas? Tuve mi oportunidad de dejar ir varios libros el día ese de “deja tu libro en un lugar público y con suerte alguien se lo lleva”. Ellos me veían con hoja de “a mí! A mí! Qiero ser leído de nuevo” y yo contestaba “oh! Pero, you're mine u_u”.
En fin. Por fin has decido qué dejas y has logrado meter todo lo demás en maletas, cajas y bolsas. Has llegado a tu nueva casa, pasado horas sacando todo y buscándole la mejor locación. Todo queda tan como en tus sueños posibles y piensas “ya chingue”.

Y sí. Pero si estás de renta, todavía falta el apartado de “señora de la renta”. Hay de todo, goooei.
Yo he tenido: -La que mandaba sms el día de pago, para recordarnos; pero que no se paraba por la casa hasta una semana después. Siempre apurada, nunca con tiempo para ver los problemas de la casa, siempre dispuesta a echar el chisme o que le dijeras lo bonito que estaba su bebé (era cierto, una preciosidad de personita, aaaw). Lo bueno es que realmente no estaba ahí, ni se aparecía sin avisar.

-La que te recordaba días antes del pago, y ese día iba desde temprano a cobrar. A demás, imagina que te toca pagar el 15 y a tu roomie el 20. Entonces, pasa por tu pago y le dice a tu roomie que “el pago por favor” Faltan cinco días “pero si ya sabes que cada 15 aquí estoy, por el pago de fulanito” Sí, y cada 15, faltan cinco días para MI pago “Es una vuelta más para mi, pero como quieras eh” (sip, se iba enojada). Está sí era más entrometida u__u y desesperante también. Casi casi como segundo madre (FEO!). Y sí te hace caso en tus quejas sobre la casa, pero no hace nada por arreglarla.

-De plano no te recuerda. No te anda persiguiendo. No te apura por el pago. Se aparece sin avisar pero para ver cosas de la casa. Te recuerda de limpiar, mas no te preciona. La más chila en mi opinión.

Casi que, más joven/vieja: mejor se portan. Las de en medio son las que hay que evitar.
(Si es de renta pero es tu casa y te quedo el hola enfermero anterior, te repito: Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, enfermero!)

¿Ven? Tanto pinche trabajo, drama, contar pesos y centavos; cuando uno tan agusto que vive en casa de los padres. A lo mejor y no puedes hacer tanto desmadre, pero es ganancia que no tengas que lidiar con todo éste pinche desmadrito del mal.
(Postdata: aja, post escrito a mitad de una mudanza)

No hay comentarios:

Publicar un comentario