jueves, octubre 14

Yo, mi, me (contigo)

Queda claro que los seres humanos no podemos vivir en soledad. Ya sea que la convivencia se de por convicción y afinidad, por conveniencia o por necesidad. Un acto tan ordinario como ir a la tienda de la esquina por algo para calmar el hambre*, no puede ser realizado sin un intercambio de palabras, por mínimo que éste sea. Aunque uno no diga nada, es casi imposible que el encargado tampoco.

Que seamos inherentemente sociales, para nada se traduce en que nos interese la sociedad. Si hay un terremoto de magnitud alta*, pues lo comentamos y hasta leemos las primeras 2 líneas wikipediosas del país en turno. ¿A la semana? Ni quién se acuerde. Alguna otra catástrofe habrá llegado para ocupar los silencios del desayuno diario, o ser “tema de discusión” en alguna clase de periodismo o ciencias de la comunicación. A esos pobrecitos (porque han pensado que es buena idea estudiar una carrera que no deja ni fama ni fortuna, por lo menos no en los primeros años y, jamás, sin antes tener que soportar una cantidad indecente de personas, actitudes y circunstancias por demás ridículas*), es muy posible que les encarguen algún tipo de investigación sobre el fenómeno -natural o humano- en cuestión.

Es más común que esos eventos sean lejanos a los pobrecitos futuros informadores del(a ciudad, el estado o) país. Por tanto, tenemos que quedarnos con lo que wikipedia, el rincón del vago o alguna otra fuente, de credibilidad bastante dudosa y con más imagenes/publicidad que información realmente relevante, que google haga el favor de acercarnos. En raras oportunidades, el evento se desarrollara en un ambiente al que el alumno tiene acceso (se me ocurre una manifestación, la vendimia del 2 de octubre, desastres naturales en una región cercana a la que puedan trasladarse) y entonces su texto podrá contener datos más cercanos, menos fáciles de encontrar en internet.

No hay duda de que más de uno pondrá su opinión al final, si no es que durante la totalidad del texto. Que si el gobierno hizo algo “millones de años antes” que ahora ocasionó el problema. Que si el gobierno nada debe y nada teme, que todo es un plan para hacer ver mal a alguien. Que si nadie atendió las llamadas de advertencia; que si somos unos inconscientes; que con la naturaleza no se juega y si no tomamos consciencia, dentro de poco no tendremos planta.. Que todos debemos unirnos en oración por nuestros hermanos de “la región que ahora se encuentra destruida y que mañana no nos importara, pero vamos a pretender que sí”.

Realmente, no le veo lo malo en poner nuestra opinión/postura en un trabajo escolar. En un blog ni se pregunta, para eso es u.u. Pero el periodista no es protagonista, ni lo más importante en muchos casos. Daría un porcentaje pero es un dato con el cual no tengo, y por tanto quizá no debería mencionar pero esto es para mi blog personal, así que no (me) importa. Lo malo es que esto es fácil de olvidar, pues ante todo somos humanos que, por lo general, amamos hablar sobre nosotros mismo. Por algo existen tantos, y tan diversos, blogs. No por ser futuros periodistas, se nos olvida el ego. El yoísmo no se cura por ingresar a una carrera.

¿Lo peor? Cuando hasta se nos olvida hacer el intento porque nuestros trabajos (para la escuela, pero bueno, en algún lugar hemos de realizar pininos ¿no?) parescan verdaderas notas informativas, que “entradas” de nuestro diario/blog personal.



*Más que hambre, yo diría monchis, pero ultimamente me encuentro con personas que no saben lo que es. Jergas de habla hispana lo define bien. Yo lo he escuchado en Sinaloa, con amigos chilangos, y de hecho hay un programa de Telehit con ese nombre.
*Elevada? De fuerte magnitud? Mortal, terrorifico, aplastante, el peor en la historia de la humanidad, moriremos todos bichis? (esto ultimo lo dirían en TV, seguro)
*He escuchado muchas historias, es lo que tiene ser estudiante de periodismo con hermanos y amistades trabajando; pero como no son mis historias -aunque podría hablar mal de las personas antes mencionadas, eso sí-, pues no hay nada que contar respecto a eso.

4 comentarios:

  1. Ivie, me siento un poco tonto. Despues de leerlo dos veces no pude encontrar la moraleja.

    ¿Acaso busque donde no debia?

    ResponderEliminar
  2. no siempre hay, entre qe me gusta divagar y qe no me gusta checar textos antes de ponerlos :P
    Moraleja no sè, no creo qe haya. conclusiòn? qe los estudiantes de periodismo hacemos "notas" qedandonos en el Yo fui, yo vi, yo sentí. por màs qe sabemos qe NO debemos u.u

    ResponderEliminar
  3. A veces no es el yo pienso, yo fui, yo sentí. Si no se puede, un artículo siempre se hace más personal según nuestro enfoque, nuestra estructura, nuestra "selección", cómo hagamos que la gente se implique y se interese. Todo eso sin mencionar al ego ni una vez. Por otro lado, están también lo artículos de opinión, los blogs de antaño :).

    ResponderEliminar
  4. exacto, puedes involucrarte y por tanto hacer qe la gente lo haga. Pero dudo que eso sea posible con un texto tipo:
    "lleguè a las 8 de la mañana a redacciòn, me asignaron ir a tal lugar; antes de ir, pasè a starbucks a desayunar". Esas cosas son las qe no, menos en un texto periodistico (qizà en editorial, si vas a llegar a algo) Todo eso lo puedes poner en tu blog, al publico -lector de un periodico- no le interesa. A los del blog, al ser "casi siempre" amigos/conocidos, puede qe sì.

    ResponderEliminar